Pasantías: comentarios al régimen nacional

http://www.box.net/shared/8af6mmnqlj

Las pasantías, prácticas profesionales, aprendizajes o el nombre que adopten, han sido instrumentos para el desarrollo de conocimientos y de habilidades específicas en el ámbito de cada profesión y han contribuido a facilitar el tránsito desde del mundo académico al profesional. En estos momentos estamos asistiendo a la implantación efectiva de un nuevo régimen a nivel nacional. La ley, sancionada a fines del año 2008, ha sido reglamentada ya por tres resoluciones recientes y, en términos generales, podemos decir que todo el sistema reacciona de manera radical a los abusos producidos bajo el imperio de las normas anteriores y que fueron expresamente derogadas.

El régimen considera a la pasantía como una figura de excepción y todo lo relativo a ella debe interpretarse de manera restrictiva, tendiendo a asimilarla más a una relación laboral que a una herramienta de tipo pedagógica. Si bien, tiende a proteger al pasante ante posibles inequidades, no promueve su reclutamiento y hace muy difícil la conjunción de la educación en el ámbito laboral. Representa la culminación de un proceso que comenzó en el año 2006 tendiente a sustituir el sistema anterior debido a diferentes falencias y, sobre todo, a su falta de reglamentación.
El vacío legal que crea no justifica la protección que se les dará a los pocos alumnos que las empresas u organismos contraten bajo este sistema. Actualmente no tenemos normas que regulen las prácticas obligatorias de los estudiantes en empresas, contempladas en los planes de estudio de numerosas carreras.

Entendemos que con la presente normativa y con los proyectos que están en el congreso actualmente, se tiende a eliminar la figura de las pasantías, la razón que las impulsa y su exclusión del sistema educativo como herramienta pedagógica; contrariamente a lo sustentado en las leyes de Educación Nacional, la de Educación Técnico Profesional y la Constitución Nacional, que fomentan la articulación entre la educación y el trabajo y valoran la inserción laboral.
Por otro lado, se ha creado una laguna legal que amerita urgente resolución: no hay normativa nacional que regule las prácticas obligatorias previstas en los planes de estudios de carreras universitarias y terciarias. Al mismo tiempo la ley prohíbe contratar pasantes menores de 18 años, aún cuando la legislación laboral permite la incorporación al mundo del trabajo a los mayores de 16 años, y es interesante comprobar que precisamente en esa franja etárea es cuando se dan las mayores oportunidades para la culminación de las prácticas de la Formación Profesional en la educación técnica. Esto, sumado al gran número de jóvenes que no trabaja ni estudia en esta etapa crucial de su vida.
Pensamos que, con la nueva ley de pasantías, la reglamentación y las normas complementarias, será difícil que un patrono considere seriamente contratar pasantes. Los beneficios que podría obtener por el esfuerzo de formar a alumnos para que terminen su formación académica no compensarían ni los gastos ni los riesgos a los que se expone por utilizar esta figura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s