Exposing Population Control: Tanzania

Exposing Population Control: Tanzania

 

The East African country of Tanzania suffers from many challenges, but overpopulation is not one of them. The subtropical country has a land area larger than California, Michigan, Arizona, and Virginia combined, and a population only about the size of California’s and Virginia’s combined.

But if you look at the website of USAID, the United States federal agency responsible for foreign aid, you might think that Tanzania was dangerously overpopulated. That’s how it justifies ignoring real health needs in favor of funding mostly drugs and devices to stop people from having children.

  • 16% of children under five in Tanzania are underweight[i], yet USAID only spends 20 cents on nutrition for every dollar they spend on contraception.[ii]
  • One in nine Tanzanian children will die before their fifth birthday[iii], and Tanzanian women have a one out of 23 lifetime risk of maternal death.[iv] Yet USAID only spend 36 cents on maternal and child health for every dollar they spend on contraception.[v]
  • Only 12% of the entire country has use of improved sanitation facilities (a flushable toilet or a ventilated improved pit latrine)[vi], and fewer than half of children with diarrhea receive rehydration salts[vii]. Yet USAID only spends 23 cents on water and sanitation for every dollar it spends on contraception.[viii]

USAID might justify their statistics if the Tanzanian people were desperately pleading for more contraception. But they are not. Maybe the United States government could justify spending more on contraception than it spends on maternal health, child health, water, sanitation, nutrition, and tuberculosis combined  in one of the poorest countries in the world (GDP per capita is $1,700 per year[ix]). Yes, maybe it could justify its funding discrepancies if Tanzanian women wanted, more than anything, to stop having children. But they don’t.

Those who say that the women of Tanzania want boatloads of U.S. contraceptives point to the fact that the average Tanzanian woman has 5.4 children.[x] They are shocked that, despite this reproductive profligacy, the contraceptive prevalence rate is only 34%.[xi]

But what do the women of Tanzania (as opposed to the women who work in the Obama administration) want? It turns out that they want children. According to surveys, ⅔ of Tanzanian women who have four living children don’t desire to stop childbearing.[xii] Half of Tanzanian women who have five children don’t want to limit childbearing, and ⅓ of women with six or more living children don’t want to limit childbearing.[xiii] These desires accurately reflect the 5.4 fertility rate observed in the country.

The *low* contraceptive prevalence rate of 34% is misleading as well. Over 60% of unmarried women and over 50% of married women in their twenties have used modern contraceptives at some point.[xiv] But they stopped using them. Can you guess why? Population control advocates would have you believe that women only stop using contraception because of issues of cost or access. Wrong. In fact, fewer than 1% of Tanzanian women stopped using contraception because of cost. And more Tanzanian women stop using contraception because of “infrequent sex” than issues of access.[xv]

The primary reason that the women of Tanzania discontinue the use of contraception is to become pregnant. The second most common reason is that they dislike the way that contraceptive drugs and devices affect their bodies and their health. The third most common reason for discontinuing is that they are currently pregnant. Together, these three reasons total 70% of the reasons that Tanzanian women give for discontinuing the contraceptives provided by unwitting U.S. taxpayers.[xvi]

And the population controllers at USAID don’t like it one bit! How dare these women make their own reproductive choices, they seem to say. Why can’t they all be like Sandra Fluke, swallowing their free contraceptives without a qualm and demanding more?

Well, perhaps it’s because they value all family sizes, large and small alike. Perhaps they also understand that Tanzania is not overpopulated. Perhaps they understand that their children are not dying from lack of contraception, but from water-borne diseases and lack of medical care.

The inability of USAID to shed its outdated notions of overpopulation would almost be funny if so many Tanzanian children weren’t dying in consequence. You would think that Obama, who styles himself an anti-imperialist, would be more sympathetic to the desires of the African people. Instead he has doubled down on reproductive imperialism, spending more money to abort, sterilize and contracept the African (and Asian and Latin American) people than ever before.

The next time he goes on an “apology tour” overseas, we suggest that he apologize for pushing abortion, sterilization and contraception on people who are crying out for clean drinking water, food, and basic health care.

USAID funding, spending contraception Tanzania family planning

(Image is a screen shot from the USAID website)

[i] “Central Intelligence Agency.” The World Factbook. Central Intelligence Agency, n.d. Web. 9, April, 2014. .

[ii] “Health in Tanzania.” Dollars to Results. USAID, n.d. Web. 09 Apr. 2014. .

[iii] “Trends.” Tanzania. World Health Organization, n.d. Web. 09 Apr. 2014. <http://www.who.int/pmnch/activities/countries/tanzania/en/index1.html&gt;.

[iv] “Lifetime Risk of Maternal Death.” Data Finder. Population Reference Bureau, n.d. Web. 09 Apr. 2014. <http://www.prb.org/DataFinder/Topic/Rankings.aspx?ind=247&gt;.

[v] “Health in Tanzania.” Dollars to Results. USAID.

[vi] “Central Intelligence Agency.” The World Factbook. Central Intelligence Agency, n.d. Web. 9, April, 2014. .

[vii] “Tanzania, United Republic of.” UNICEF. UNICEF, 31 Dec. 2013. Web. 09 Apr. 2014. <http://www.unicef.org/infobycountry/tanzania_statistics.html&gt;.

[viii] “Health in Tanzania.” Dollars to Results. USAID.

[ix] “Central Intelligence Agency.” The World Factbook. Central Intelligence Agency, n.d. Web. 9, April, 2014. .

[x] “Tanzania.” Data Finder. Population Reference Bureau, n.d. Web. 09 Apr. 2014. <http://www.prb.org/DataFinder/Geography/Data.aspx?loc=289&gt;.

[xi] Ibid.

[xii] “STATcompiler.” STATcompiler. Demographic and Health Surveys, 09 Apr. 2014. <http://www.statcompiler.com/>.

[xiii] Ibid.

[xiv] Ibid.

[xv] Ibid.

[xvi] Ibid.

Anuncios

De Finlandia a Singapur: los mejores sistemas educativos del mundo

http://www.abc.es/sociedad/20140407/abci-sistemas-educativos-exito-mundo-201404061949_1.html

P. M. DÍEZ/C. CALVO/J. ANSORENA/M. TRILLO/M. ARRIZABALAGA /PEKIN/SINGAPUR/NUEVA YORK/MADRID

Día 07/04/2014

Estos países han logrado que sus escuelas se encuentren entre las mejores del mundo

 1  Asia: Sistemas estrictos a la cabeza en rendimiento escolar

En contra de lo que muchos pensaban (pensábamos), los alumnos asiáticos no sólo lideran las pruebas PISA basadas en los conocimientos y la memorización, sino también las de resolución de problemas prácticos, más reflexivas. En dichas pruebas, en las que han participado 85.000 estudiantes de 44 países, los siete primeros puestos los ocupan países o ciudades orientales: Singapur, Corea del Sur, Japón, Macao (China), Hong Kong (China), Shanghái (China) y Taiwán.

Para lograr tan sobresalientes resultados, la estricta educación asiática se basa, además de en maratonianas jornadas lectivas, en ejemplos reales para que la materia de las asignaturas resulte mucho más cercana a los alumnos. Durante una visita el pasado mes de diciembre al instituto Jincai de Shanghái, uno de los que participan en el informe PISA, Tian Hong, una de sus profesoras explicaba a ABC: «En nuestros colegios intentamos enseñar las matemáticas con aplicaciones a la vida cotidiana para hacerlas más digeribles».

Aun así, la ciudad de Shanghái, que concurre a estos exámenes al margen del resto de China porque tiene un programa educativo distinto, baja del primer puesto obtenido en matemáticas, lectura y ciencias al sexto lugar en la resolución de problemas prácticos. Entre ellos destacan algunos tan corrientes como regular un termostato, calcular el trayecto más corto entre dos paradas de metro o cuántos invitados a una fiesta de cumpleaños deberían sentarse teniendo en cuenta una serie de requisitos.

Ejercicios a pie de calle

Singapur, que participa con 1.394 alumnos procedentes de 172 colegios, potencia este tipo de habilidades imponiendo a sus estudiantes ejercicios a pie de calle como, por ejemplo, diseñar su propia jubilación con tres clases de planes de ahorro que ofrecen distintos tipos de interés.

Como consecuencia, en Singapur, Corea del Sur y Japón, uno de cada cinco estudiantes de 15 años es capaz de resolver las cuestiones más complejas, mientras que la media es de uno de cada nueve en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), los más avanzados del planeta.

«Los alumnos en estos países aprenden rápido, son muy inquisitivos y pueden solventar problemas sin estructurar en contextos no familiares», sentencia el informe PISA, que vuelve a coronar la educación en Extremo Oriente.

En institutos de Shanghái como el internado de Jincai, los alumnos estudian desde las ocho de la mañana hasta las nueve y media de la noche, con breves descansos para almorzar, cenar, hacer ejercicio y ver las noticias de la televisión estatal. A las nueve asignaturas que aprenden en el colegio se suman las actividades extraescolares a las que los apuntan sus padres, obsesionados con darle la mejor educación posible para salir adelante en la ultracompetitiva, por masificada, sociedad china.

Prácticamente lo mismo ocurre en Singapur y Corea del Sur, país que cuenta con uno de los índices de suicidio más altos del mundo entre niños y adolescentes por la asfixiante presión que sufren en las escuelas. Esa es, sin duda, la cara amarga del exitoso, pero mortalmente rígido, modelo educativo de Asia.

2 Singapur: exigencia, bilingüismo y experimentación

Los resultados en PISA que sitúan a Singapur a la cabeza en resolución de problemas y entre los primeros en lectura y matemáticas se deben, según expertos, al alto nivel de exigencia académica desde que comienza la educación obligatoria, al bilingüismo y al aprendizaje a través de la experimentación.

Los niños tienen gran presión familiar para esforzarse desde primaria, ya que el examen de reválida a los doce años decide su futuro académico y social, pues determina a qué institución de secundaria, más o menos prestigiosa, podrán acceder. Los estudiantes suelen acudir a academias privadas para reforzar sus conocimientos.

 3 Norteamérica: Elitismo en EE.UU. y gasto público en Canadá

Como en tantos otros aspectos, Estados Unidos y Canadá no tienen muchas similitudes en educación. Las desigualdades económicas y sociales en la sociedad norteamericana se replican o, mejor dicho, se refuerzan en su sistema educativo. El nivel de las escuelas y colegios es muy dispar en función del poder adquisitivo del distrito en el que se encuentran. Esto se debe a que la mayor parte de la financiación de los centros proviene de los impuestos a la propiedad que pagan los residentes de cada distrito.

La financiación federal o estatal no es suficiente para cerrar la brecha entre colegios ricos y pobres. El resultado es que algunos estados y distritos se gastan dos o tres veces más por alumno que las zonas pobres. Fuera del sistema público, los colegios privados, muy caros y elitistas, son de un nivel muy alto y forman la cantera principal de Harvard, Yale, Stanford y el resto de las universidades de primer nivel del país.

Las diferencias sociales, los problemas raciales y el alto (pero poco equitativo) gasto educativo tienen como resultado un sistema que navega entre la desigualdad y la excelencia. El estudiante medio de raza negra está en el percentil 19 del estudiante blanco en lectura y solo el 65% de los niños de los segmentos más pobres acuden a educación preescolar. Mientras tanto, los colegios privados y de los distritos más ricos conforman una elite académica que se extiende al nivel universitario, en el que el liderazgo mundial en investigación se concentra en un puñado de universidades, la mayoría privadas. Las desigualdades educativas se han visto reflejadas en el informe PISA, donde EE.UU. suele aparecer en mitad de la tabla, a pesar de ser la mayor potencia económica, tecnológica y de innovación del mundo.

Mientras, sus vecinos del Norte no bajan de los primeros puestos. Uno de los factores que explican el éxito de Canadá es su financiación. Tres de las provincias más grandes y con mejores resultados del país –Alberta, Columbia Británica y Ontario– han encarado el problema de la desigualdad estableciendo sistemas de financiación provinciales. Cada una evalúa los recursos que cada distrito necesita y asegura que los fondos se distribuyan con equidad en todas las zonas.

4 Finlandia y Estonia: Formación continua para los docentes

Salió malparada de la última Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA 2012), con un descenso al duodécimo puesto, por detrás de Corea o Japón y también de otros países europeos como Holanda, pero de nuevo Finlandia figura ahora como el país europeo mejor situado en el estudio de PISA sobre resolución de problemas. Su retroceso en diciembre hizo saltar las alarmas en el país.Inmediatamente después de conocer los resultados, la ministra de Educación, Krista Kiuru, anunció la creación de un foro con expertos en enseñanza, políticos, padres y alumnos «para salvaguardar el futuro del sistema educativo» que más éxito había cosechado en Europa.

Es precisamente ese engranaje entre familia, escuela y las fuerzas políticas y sociales de Finlandia lo que sustenta esta educación pública gratuita que aúna equidad y calidad y logra excelentes resultados académicos con el menor número de horas curriculares del mundo.

La rigurosa selección y formación del profesorado es la clave de este modelo educativo. «Es donde dan el do de pecho los finlandeses», explica Xavier Melgarejo, autor del libro «Gracias, Finlandia». Sin embargo, debe encontrar ahora la forma de aumentar la motivación de unos alumnos con cada vez más estímulos (videojuegos, redes sociales…) a su alcance.

De las innovaciones tecnológicas ha hecho virtud su vecina Estonia, que también suele aparecer entre los países que superan la media de los países de la OCDE en PISA. Ya en los años 90 se subió con determinación a la era digital conectando a internet a todos los colegios del país y llevó a cabo una formación sin precedentes para adultos que ha facilitado la extensión del proyecto de escuela electrónica eKool. Padres, profesores y alumnos participan de forma activa desde hace años en un entorno común virtual de comunicación donde se puede consultar las notas o ausencias de los alumnos o los deberes.

Las escuelas enseñan programación informática a niños desde los 6 años para familiarizarlos con las nuevas tecnologías. Es otra iniciativa de la Tiger Leap Foundation, creada en 1997 para gestionar el desarrollo de las nuevas tecnologías en la enseñanza y dependiente del Ministerio de Educación estonio, que también es el de Innovación.

 5 Polonia: el espejo en el que se mira España

Polonia, un país de características geográficas y demográficas similares a España, ha precedido a nuestro país en la implantación de una reforma educativa que está dando sus frutos. Sus resultados en las últimas pruebas PISA en matemáticas, lectura y ciencias se sitúan por encima de la media de la OCDE, con una evolución notable en las tres categorías de las que el Ministerio de Educación español ha tomado buena nota.

El éxito de este antiguo país de la antigua órbita soviética radica, según la propia OCDE, en las dos grandes reformas de 1999 y diez años después. Para elevar el nivel educativo tras la era comunista, se puso en marcha una reforma estructural que dio una mayor responsabilidad en materia educativa a las autoridades locales,al tiempo que reorganizaba la red escolar, modificaba los métodos administrativos y de supervisión; cambiaba el currículo; introducía un nuevo sistema centralizado de exámenes; reorganizaba la financiación de los centros escolares a través de subvenciones a los gobiernos locales, y ofrecía nuevos incentivos al profesorado,como itinerarios de promoción alternativos y la revisión de sus remuneraciones.

El gran cambio en la arquitectura del sistema fue una nueva nueva secundaria inferior obligatoria llamada «gimnasio», que permitía extender un año el periodo de educación general, con un núcleo común de contenidos y los mismos estándares para todos los estudiantes.

 

Preocupa a empresarios e inversores el declive de la educación

Domingo 06 de abril de 2014 | Publicado en edición impresa 

Retroceso http://www.lanacion.com.ar/1678508-preocupa-a-empresarios-e-inversores-el-declive-de-la-educacion

Preocupa a empresarios e inversores el declive de la educación

Por Paula Urien  | LA NACION

Este país invierte alrededor de 6,2% del PBI en educación , mientras que antes de 2005 esta cifra llegaba a 4 por ciento. Pasó del puesto 81 en 2004 al puesto 19 en el ránking mundial de inversión en educación. Sin embargo, el aumento de gasto no se vio reflejado en la mejora de resultados. La Argentina está entre los países que más redujeron su puntaje promedio entre las mediciones de 2000 y 2009 de PISA (prueba internacional que se toma a alumnos de 15 años de todo el país).

Como se pudo ver en la conferencia anual de FIEL a fines de 2012, uno de cada dos estudiantes de la escuela secundaria no puede realizar tareas básicas en lectura, matemática y ciencia. La brecha de desempeño entre mejores y peores estudiantes está entre la más grandes del mundo.

En una semana en la que la Presidenta presentó el nuevo billete de 50 pesos, donde se reemplaza la figura de Sarmiento por la de las Islas Malvinas, el debate sobre la calidad de la educación en el país está vigente, especialmente después de la demora de un mes en el comienzo de clases en las escuelas públicas.

“El resultado medio de los alumnos en matemáticas, el foco PISA 2012, estuvo 100 puntos por debajo de la media de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE)”, dijo Pablo Zoido, representante de la entidad. “Esto equivale a más de dos cursos escolares por debajo del estudiante típico de OCDE. El estudiante medio argentino se encuentra por debajo del nivel básico de matemáticas que los expertos consideran necesario para asegurar que los alumnos puedan participar de pleno derecho en la sociedad global de mañana.”

La desocupación de quienes no concluyeron el secundario es tres veces mayor que la de aquellos que tienen un título universitario. A pesar de ello, sólo 34% de los estudiantes de la secundaria logra graduarse en tiempo y forma, y se recibe efectivamente un 50% de los jóvenes.

UN PROBLEMA ESTRUCTURAL

“Las casas matrices nos miran con el mismo asombro con que nos miramos a nosotros mismos -dice Raúl Lacaze, responsable de RR.HH. de Telefónica Argentina e integrante de la Asociación de Recursos Humanos de la Argentina (Adrha)-. En nuestro país había una apuesta cultural, pero estamos perdiendo ese atractivo que teníamos, que era una ventaja diferencial con respecto a América latina.”

Esto marca un punto en contra a la hora de las inversiones, que se suma a los problemas estructurales en infraestructura, energía, logística y a los vaivenes financieros.

“Los desafíos son tremendos”, dijo Juan José Llach, profesor de Economía, director del Centro de Estudios de Gobierno, Empresa, Sociedad y Economía en el IAE, y ex ministro de educación de la Nación, en un encuentro organizado por la fundación Cimientos la semana última llamado Jóvenes en offside.

Para tener un panorama de situación en cuanto a escolarización entre 2001 y 2010, Llach mostró con números que en la población de 15 a 17 años en 2001 estaba escolarizado el 79,4% de la población, mientras que en 2010 se llegó a 81,6 por ciento. Es decir, pocos resultados se lograron para asegurar la permanencia de los adolescentes en el secundario.

Mientras que en la Argentina se gradúa 52% de los alumnos de la secundaria, en Brasil llega a 64% y en Chile, a 73 por ciento. “Además, a medida que aumentan las necesidades básicas insatisfechas, desmejoran las instituciones educativas. Sólo el 1% de los alumnos de nivel socioeconómico bajo en la Argentina logra un buen desempeño escolar, uno de los porcentajes más bajos del mundo”, dice Llach. Sin embargo aclara: “No hay un fatalismo socioeconómico. Lo que ocurre dentro del aula es determinante en los resultados. Cómo son tratados los alumnos, cómo son motivados”.

Un informe de la consultora McKinsey a nivel mundial muestra que los jóvenes tienen hoy tres veces menos posibilidades de obtener un trabajo que sus padres. Sin embargo, aunque el desempleo juvenil es pavoroso, las empresas no encuentran el personal que necesitan. “En otros países, la sociedad civil y los empresarios se involucran más en el tema de la educación”, cierra Llach.

Según Zoido, “los países con mejores resultados prestan mucha atención a la selección, capacitación y mejora de la profesión docente; creen en el potencial de todos los alumnos primando el trabajo, no el talento, y fomentan un clima en el que la mejora es responsabilidad de todos: familias, escuelas y autoridades educativas”.

LOGRAR QUE SE QUEDEN

Entre quienes buscan un cambio, la fundación Cimientos trabaja para que los chicos en situación de vulnerabilidad puedan terminar la secundaria. Sus números indican que hay 3.730.000 chicos en la secundaria, “una escuela que recibe la mayor cantidad de críticas por estar desactualizada y alejada de las realidades sociales y culturales de los chicos”, aseguran. Hace 16 años que acompaña a los chicos para que puedan finalizar el secundario y los resultados muestran que con su apoyo, son tres veces mejores en sus trayectorias escolares. Hay 2751 chicos de 67 escuelas que participan del Programa Futuros Egresados de Cimientos.

“De cada 1000 chicos que ingresan en primer año, sólo 147 completan el nivel secundario con una trayectoria lineal”, dice María Cortelezzi, directora del área de Evaluación Cimientos en el desayuno organizado por la entidad. La profesional, que presentó un anticipo del estudio que Cimientos está llevando a cabo con la colaboración de Techint, HSBC, Coca Cola Argentina y el Grupo ASA, asegura que el próximo paso debe ser desarrollar sus habilidades socioemocionales (perseverancia, compromiso, responsabilidad y buenas relaciones interpersonales, entre otras), una de las claves para ser parte activa del mundo laboral actual.