One-Child Policy Drives Chinese Father of Four to Suicide

One-Child Policy Drives Chinese Father of Four to Suicide.

One-Child Policy Drives Chinese Father of Four to Suicide

Wang sacrifices his life to embarrass officials into letting his “illegal” children attend school

China’s draconian one-child policy has claimed many victims—hundreds of millions of unborn children have lost their lives, tens of thousands of women have died from botched abortions and sterilizations, and tens of thousands more have committed suicide to end the pain of late-term, forced abortions—but Wang Guangrong’s story is particularly tragic.

Chinese father driven to suicide over "family planning" fees Wang GuangrongWang, a 37-year old Chinese father of four, had long been persecuted by local government officials for daring to flout China’s restrictions against multiple children. He had been subjected to heavy fines, had his livestock confiscated, and his children declared to be non-persons.

Things came to a head when Wang sought to have his children, three daughters and one son, enrolled in the local school. Public education in China is free, at least up to junior high school, but local officials insisted that Wang pay another round of heavy fines before agreeing to admit his children. After the previous rounds of fines and punishments, Wang and his wife were destitute.

They had nothing left to give the government—except Wang’s life. Public suicides in protest of official wrongdoing have a long history in China. So Wang decided to end his life in the hope that this would shame local government officials into allowing his children to attend school. That way, they would have the chance at a better life that an education would provide them with.

A British newspaper, the Daily Express interviewed Wang’s wife, Wu Jinmin, who explained that her husband grew desperate after his children were denied schooling. “He couldn’t take it anymore,” said Wu. “‘What did we bring them into the world for, to be as dumb as cattle?’ he said to me. ‘I cannot see my children grow up uneducated.’ And then he cut his wrists.”

Wang’s sacrifice was not in vain. When the domestic and international press picked up on the story, local government officials were quick to engage in damage control. They promised to compensate his widow for the loss of her husband and even pledged to build a new house for her and the children.

We are glad that Wang’s widow and children will not be left to starve in the shadowy world that China’s illegal children occupy. But millions of other children of the shadows—“black” children, as they are called in China—have not been nearly as lucky. They have not just been abandoned by the Chinese state, they have been positively ostracized by a government which refuses to feed, house, clothe, or educate these lost children in any way.

One sees them begging on the streets, or working in sweatshops, or hawking cheap trinkets to passers-by, all in a desperate effort to survive. Their only crime is that they were born without official permission in a state where birth permits are mandatory.

None of this is any secret, of course. The Chinese people are constantly barraged with anti-natal propaganda, and are well aware of the extensive system of punishments that awaits those like Wang who violate the misnamed “family planning policy.” Everyone in China understands that having multiple children makes you—and your “black” children—enemies of the state.

We would not have predicted that the one-child policy would have endured this long, given its devastating effects on Chinese society. Suicides, forced abortions, sex-selection abortion—all are rampant in China. China’s bachelor population already numbers in the tens of millions, while its population of elderly is also in the tens of millions.

What kind of a government considers it a crime to bear too many children, and punishes those who do? What kind of a country leaves loving fathers like Wang Guangrong with no way to help his own children but to take his own life?

PISA ¿Es importante a qué tipo de escuela asiste un estudiante?

http://www.oecd.org/pisa/pisaproducts/pisainfocus/PISA-in-focus-n27-esp.pdf

En Argentina sí es importante, casi el  100%  de la variación en el rendimiento de los estudiantes se atribuye a la escuela a la que asiste.

Cerca del 40% de la variación en el rendimiento de estudiantes en los países de la OCDE se observa entre escuelas; pero entre los países con mayor rendimiento, las diferencias en el rendimiento son generalmente más pequeñas que aquellas observadas en el promedio de los países de la OCDE.

Los sistemas educativos exitosos pueden garantizar que todos los estudiantes tengan éxito a altos niveles.

En resumen: el desempeño general de un país o economía en PISA es solamente una medida de la efectividad de sus sistemas educativos. El grado de la variación en el desempeño del estudiante dentro de una escuela y entre escuelas otorga mayor claridad sobre el éxito del sistema educativo en ofrecer una educación de calidad para todos sus estudiantes. Los resultados de PISA muestran que un alto desempeño o rápidas mejoras pueden lograrse sin ampliar la brecha en el rendimiento entre los estudiantes con mayor y menor desempeño.

Why Normal People Should Care About “Baby Busts”

http://pop.org/

Why Normal People Should Care About “Baby Busts”

Why normal people should care about baby busts

Long, long ago, when Anne’s parents were in college (sorry, mom and dad), demographers made an observation: they saw that for most of human history, even though couples were having far more than two children, mortality was also very high. The result was that populations either stayed the same or grew very slowly.

Then, with the advent of modern medicine, our life expectancy doubled, and then doubled again. And, not unexpectedly, our population doubled, and then doubled again, as well.

Population alarmists saw this doubling as the harbinger of catastrophe: “The world is ending!” “We’ll breed ourselves to death!” “Famine!” “No more personal space!”

But demographers developed a theory: since fertility and mortality had complimented each other for most of human history, and demographers predicted that they would one day soon do so again. Mortality would fall first, and then fertility would follow. After a while, things would be back in balance.

For a while, this theory of the “demographic transition” seemed to work just fine. Countries modernized, mortality fell, and fertility, after a lag, followed the same downward path.

But instead of stabilizing at 2.1 children per couple or so—zero population growth—as the demographers expected, fertility continued to fall.

A growing number countries—Romania, Greece, Japan, Taiwan, and the Ukraine among them—now have fertility rates hovering between 1.1 and 1.4 children per woman.

For the first time in human history, otherwise prosperous and secure societies see their numbers shrinking: Russia is losing 750 people per day. Germany is losing over 600 people per day. Japan is losing 450 per day.

Demographers call this “lowest low” fertility, but they have no idea how “low” it will actually go. Nobody does.

Among the factors driving fertility downward is the radical redefining of human sexuality that has occurred over the past half-century. Don’t blame the demographers for failing to see this coming: it is something new in human history.

Over the last half century, the pill and the sexual revolution have changed the sexual dynamic so dramatically that previous paradigms no longer apply. Economic security and mortality, which once dominated reproductive decisions, now only play small, tertiary roles.

Once upon a time sex produced children—unless you acted to prevent conception. Now, intercourse is expected to be sterile, unless you choose to deviate from the norm and stop contracepting. As Ron Lesthaeghe wrote in the 2010  Population and Development Review “during the first transition, couples chose to adopt contraception in order to avoid pregnancies; during the second, the basic decision is [whether or not] to stop contraception in order to start a pregnancy.”

Sterile sex is the new baseline. In countries going through this second demographic transition, having children is increasingly viewed as aberrant social behavior. This is especially true if a couple is having their second or third child.

The reasoning behind when to have children and how many children to have has changed as well. Couples once asked themselves: “Do we need to space our children right now?” or “How many children can we care for right now?”

This concern about the well-being of one’s present and future children has been replaced by an emphasis on self. As Lesthaeghe wrote, reproduction mainly occurs after, “a prolonged ‘process of self-questioning and self-confrontation by prospective parents. . .in which the pair will weigh a great many issues, including direct costs and opportunity costs, but their guiding light will be the outcome of self-confrontation. Would a conception and having a child be self-fulfilling?”’

The population controllers—who are still obsessed with the numbers—are now attempting to impose this indubitably flawed model of sex onto the women of less-developed countries. Perhaps if they gave an honest look at another set of numbers (namely, that half of the world lives in a society with below-replacement fertility) they would acknowledge it as a serious symptom of a larger social change. Instead, they continue to force this flawed part of our culture on less developed countries. They are undermining marriage, harming children, and compromising the long-term health of society as a result.

Don’t get us wrong.  We are not concerned with imploding fertility because we are obsessed with population numbers. In fact, we are bemused as governments attempt to bribe women into having children without realizing that the whole calculus of having children has changed.

We are concerned because imploding fertility has consequences far beyond the number of workers a country may or may not have in a certain year. It reflects a revolutionary sexual and social dynamic that changes everything, not just the number of children borne.

This new dynamic changes the age at which we have kids, whom we have them with, and our relationships with them. It changes the calculus of the long-term monogamous relationships that we call marriage; it means that ever greater percentages of children will grow up without one or more of their biological parents in the house; it isolates more and more people in one-person households; and it leads to more and more divorce.

We have not just lowered our birth rate or changed the way we view sex, we have, in a very real sense, dissolved the glue that holds society together.

That is to say, the family.

Una población en declive

El problema más amenazante para el futuro de la Unión Europea es del que menos se habla. La escasa natalidad es un obstáculo para el crecimiento económico, reduce el número de trabajadores, dispara el gasto en pensiones y socava la influencia europea en el escenario mundial. A no ser que los puestos vacíos sean ocupados por esos inmigrantes a los que hoy se intenta parar los pies.

vía Aceprensa | Una poblaciónn en declive.

La población europea apenas crece
La población de la Unión Europea (UE-27) es de 504 millones, poco más del 7% de la población mundial. Su crecimiento es cada vez menor: en 2011 aumentó en 1,3 millones, de los cuales en torno a un tercio se debió al crecimiento vegetativo (nacimientos menos muertes) y dos tercios a la inmigración. Tras un máximo de 520,7 millones hacia 2035, la población de la UE empezará a bajar.

Ya hay países donde hay más ataúdes que cunas. Es el caso de Alemania, Bélgica, Estonia, Grecia, Italia, Letonia, Lituania, Hungría, Portugal, Rumania y Croacia (país candidato).

La potencia económica de Alemania está amenazada por un serio problema demográfico: ya en 2011 habría perdido 190.000 habitantes por exceso de fallecidos sobre nacidos, de no ser por la creciente inmigración que atrae.

Si miramos a la Europa del Este, fuera de la UE, la situación es aún peor.

La fecundidad no asegura la renovación de las generaciones
En 1960 nacían cada año 7,5 millones de niños en los 27 países que hoy forman la UE. En 2011 fueron 5,2 millones. Hubo un ligero aumento de la natalidad entre 2002 y 2008, pero con la crisis ha vuelto a caer (cfr. Aceprensa, 26-09-2012).

La tasa de fecundidad –número de hijos por mujer en edad de concebir– está muy por debajo de la necesaria (2,1) para asegurar la sustitución de las generaciones. Ha bajado de 2,42 en 1970 a 1,59 en 2010. Esto supone que queda un poco por debajo de la de China (1,6), como si Europa se hubiera impuesto a sí misma una política del “hijo único”.

La población de la Unión Europea empezará a bajar después de 2035, tras alcanzar un máximo de 520,7 millones

En comparación, EE.UU. tiene una tasa de fecundidad de 1,93, lo que le permitirá seguir siendo un país más joven frente a la envejecida Europa.

Entre los países europeos hay notables diferencias en cuanto a la fecundidad. Están en mejor situación los nórdicos (Islandia, Finlandia, Noruega y Suecia), con tasas en torno a 1,9. Pero entre todos suman una población de solo 20 millones, con lo que su aportación a la natalidad europea es escasa.

También están bien los atlánticos: Reino Unido (1,98) e Irlanda (2,07), que es el único país de la UE que asegura la renovación generacional.

Entre los demás solo tiene una buena perspectiva demográfica Francia (1,99), gracias a una generosa política de subsidios familiares. En ese tándem de Alemania y Francia que tradicionalmente ha tirado de Europa, Alemania podrá aportar su dinamismo económico del momento y Francia su empuje demográfico. El Reino Unido también podría ser la otra pata del trípode, si el euroescepticismo no fuera tan fuerte.

La Europa del sur tiene un problema demográfico que solo puede complicar el despegue económico. Portugal, España, Italia y Grecia tienen tasas de fecundidad muy bajas (entre 1,3 y 1,5). Con el alto paro juvenil actual puede parecer que sobran jóvenes, pero la realidad es que cuando estos países levanten cabeza se encontrarán con falta de trabajadores jóvenes.

Una población cada vez más envejecida
El número de personas mayores de 65 años va a crecer en todo el mundo. Es verdad que a esa edad se llega ahora en muchos casos todavía con buena vitalidad. Pero en cualquier caso las consecuencias económicas y sociales de este envejecimiento natural dependerán de la estructura de edades de la población.

En Europa, la tasa de natalidad sistemáticamente baja y el aumento de la esperanza de vida van a cambiar la pirámide de edades, con un notable envejecimiento.

___________________________________________________________

Población por tramos de edad en UE-27 (%)

2011 2050
0-14 años 15,6 14,1
15-65 66,9 57,1
65 y más 17,5 28,8

Fuente: Eurostat, EUROPOP2008 convergence scenario

___________________________________________________________

Actualmente, la edad media de la población en la mayoría de los países europeos se sitúa en torno a 40 años. Según proyecciones de la División de Población de la ONU, en 2050 habrá subido a 45,7. Pero en la Europa del Sur (incluida España) la media será 50. Si se prolongan las tendencias actuales, la palma se la llevará Alemania con 51,2 años.

En comparación con otros continentes, Europa tendrá una población más envejecida. Según las proyecciones de la ONU para 2050, EE.UU., Latinoamérica, Oceanía y Asia tendrán una media de edad de 40 años. Pero Asia oriental va a convertirse en el nuevo “viejo continente”: Japón será el campeón del envejecimiento (53,4), y China (46,3) y Corea del Sur (53) experimentarán la misma drástica experiencia.

En cambio, África tendrá un gran recurso en su juventud, con una población de edad media en torno a los 25 años.

La mayor amenaza al Estado del Bienestar
A largo plazo, la sostenibilidad del sistema de pensiones y del gasto social dedicado a los mayores depende de la relación entre la población económicamente activa (de 20 a 64 años) y la que es más probable que esté económicamente inactiva (mayores de 65).

En 2010, como media, había 3,5 activos por cada jubilado en la UE. Para 2040, solo habrá 2 activos por cada jubilado.

Los que tienen peores perspectivas para 2050 son Alemania (1,5 activos por jubilado) e Italia (1,5), y fuera de Europa, Japón (con solo 1,3 activos por jubilado). España pasaría de 3,6 en 2012 a 1,9 en 2050.

Hay que tener en cuenta que no solo habrá más personas mayores sino que también vivirán más tiempo. La esperanza de vida a los 65 años en la UE es de otros 21 años y en España, casi 23.

Es evidente que esta evolución no augura un feliz porvenir para el sistema de pensiones. Para paliar sus consecuencias, los gobiernos europeos han empezado a retrasar la edad de jubilación y a recalcular su importe y su revalorización.

El gasto sanitario se disparará también con el envejecimiento de la población, ya que las personas mayores (y no habrá pocas de más de 80 años) requieren más atención médica.

Todo indica que los trabajadores del futuro tendrán que trabajar más años, tener menos vacaciones, pagar más impuestos y cobrar pensiones más reducidas, a no ser que tengan planes privados de pensiones.

En suma, se comprobará que la mayor amenaza al estado del Bienestar es la escasa natalidad. De poco sirven los “derechos adquiridos” si no hay suficientes trabajadores que puedan financiarlos y sustentar a las generaciones mayores. Así que esta evolución va a poner a prueba la solidaridad intergeneracional.

La inmigración como panacea
Cada vez se reconoce más que va a ser difícil remontar los efectos que la baja de natalidad anterior ha ocasionado en la estructura de edades de la población. Como consecuencia, ha descendido el porcentaje de mujeres en edad fértil; y cuanto más descienda, más tendría que subir el índice de fecundidad para obtener el mismo número de nacimientos.

Así que se confía en que lo que no da la natalidad lo dará la inmigración. En los próximos 40 años, la población en edad laboral en Europa se reducirá en 37 millones, según las proyecciones de la ONU. Y el probable aumento de la productividad no bastará para compensar tantos puestos vacíos.

Desde el punto de vista económico, la necesidad de la inmigración en Europa es incuestionable. Pero desde el punto de vista social, hay no poca resistencia por la difícil asimilación cultural de la inmigración, sobre todo musulmana. Europa ha demostrado ser un crisol mucho menos eficaz que EE.UU.

Por otra parte, hoy día los países europeos no buscan cualquier tipo de inmigrantes, sino trabajadores cualificados. En algunas áreas (médicos, ingenieros, analistas informáticos…) hay ya competencia entre Europa, EE.UU., Canadá y Australia, para atraer a este tipo de trabajadores. También cabría plantearse hasta qué punto es ético este drenaje de talento procedente muchas veces de países en desarrollo. Además, el efecto rejuvenecedor es menor con los inmigrantes que llegan en edades intermedias, que con los nacimientos.

En cualquier caso, ni tan siquiera está claro que vaya a haber suficientes inmigrantes para compensar el decrecimiento natural de la población europea. Y una Europa envejecida, de escaso dinamismo económico, será menos atractiva para los inmigrantes. Basta ver lo ocurrido en España, que en los años de crisis ha pasado a tener un saldo migratorio negativo.

Aceprensa | Aspiraciones independentistas en Europa y natalidad

Aceprensa | Aspiraciones independentistas en Europa y natalidad.

Las elecciones europeas han llevado a algunos analistas a preguntarse por la política de la UE hacia los separatismos. Pero a la pregunta de si cabe el independentismo dentro de la UE, hay que añadir otra: ¿tienen estos pueblos el potencial demográfico que pueda asegurar su futuro?

Ninguna de las regiones con demandas separatistas en Europa tiene una tasa de fecundidad de 2,1 hijos por mujer, necesaria para asegurar el reemplazo generacional. Tampoco lo alcanza el conjunto de la UE-27, que estaba en 1,59 en 2011. Pero esta natalidad insuficiente debería inquietar sobre todo a los movimientos secesionistas, pues de poco sirve separarse si luego hay que tratar de compensar la baja fecundidad de los nativos con los “de fuera”.

Cataluña y el País Vasco: decidir tener más hijos
Cataluña tiene 7, 5 millones de habitantes, lo que supone el 16% de la población española. Es una población superior a la de algunos países europeos, como Noruega, Irlanda, Finlandia o Eslovaquia (suponiendo que todos los habitantes actuales quisieran considerarse ciudadanos de una hipotética Cataluña independiente y permanecieran allí).

Sin embargo, el futuro demográfico no está garantizado. El saldo vegetativo (nacimientos menos defunciones) fue de 14.461 personas, lo que equivale a un crecimiento de solo el 0,19%. Este resultado solo lo mejoran Madrid (+26.575) y Andalucía (+18.014), mientras que seis comunidades autónomas tuvieron más defunciones que nacimientos.

Las regiones con aspiraciones independentistas en Europa necesitan convencer a sus connacionales para que decidan tener más hijos

Lo más preocupante es que en 2012 la tasa de fecundidad estaba en 1,4 hijos por mujer, por encima del 1,32 de la media española, aunque en cualquier caso muy insuficiente.

Pero incluso la consideración global del conjunto de la natalidad en Cataluña puede enmascarar la realidad de la población catalana. El porcentaje de extranjeros en Cataluña es el 14,5% de la población. Sin embargo, del total de nacimientos en 2012, el 27,6% correspondieron a hijos de madre extranjera. Y si nos fijamos en el orden de nacimientos, resulta que las madres extranjeras aportaron el 40% de los terceros hijos y el 60% de los cuartos o posteriores. ¿Los Dimitri y Mohamed van a identificarse con Cataluña como los Jordi?

El País Vasco está en peor situación demográfica que Cataluña. La población está casi estancada, con un saldo vegetativo de solo 252 personas en 2012. Si agregamos Navarra, con un saldo vegetativo de 1.355 personas, la situación no cambia mucho. La tasa de fecundidad del País Vasco era de 1,35 hijos por mujer. La población extranjera es el 6,4% del total, pero los hijos de madre extranjera suponían el 14,7%, porcentaje que subía al 26% en terceros hijos y al 45% en los siguientes.

En el conjunto de España, los nacimientos de madre extranjera fueron el 19% del total.

Cataluña y el País Vasco se benefician de que por el momento la tasa de fecundidad de las mujeres inmigrantes (en torno a 1,7) compensa en parte la más escasa de las nacionales (cerca de 1,3).

Todos estos datos no auguran un pujante porvenir. Según la proyección del INE de la población a corto plazo (2013-2023), la población española disminuiría en 2,6 millones y todas las comunidades autónomas verían bajar su número de habitantes. Si se mantienen las tendencias demográficas actuales, la población catalana disminuiría en casi 800.000 habitantes y la del País Vasco en unos 160.000.

La polémica sobre la lengua en la enseñanza puede continuar, pero el problema es que cada vez habrá menos niños en las aulas. Es discutible si las pensiones debe gestionarlas el gobierno central o el gobierno vasco, pero poco importa quién las gestiona si no hay suficientes trabajadores activos para financiarlas. Se pueden tomar medidas de fomento de la cultura vasca o catalana, pero la mayor amenaza contra su difusión es la escasez de público en una población menguante.

El futuro de Cataluña y el País Vasco va a depender sobre todo de que los naturales del país decidan tener más hijos, un derecho que nadie les va a impedir ejercer.

Dependientes de la inmigración
Escocia. El próximo septiembre, Escocia celebrará un referéndum de independencia con el visto bueno del gobierno británico. Su población es de 5,3 millones, dentro de los 63,7 millones del Reino Unido.

Entre 2001 y 2011, su población creció un 5%, frente al 7% del conjunto del Reino Unido. Pero la mayor parte del incremento se debió a la inmigración extranjera.

En Escocia ha aumentado la fecundidad, hasta alcanzar el 1,75 en 2010. Pero es inferior a la de las otras tres nacionalidades del Reino Unido: Irlanda del Norte tiene una tasa de fecundidad de 2,06 hijos por mujer; Inglaterra, de 2; y Gales, de 1,98.

Flandes. Con una población de 6,5 millones de habitantes, Flandes supone el 58% de la población belga. La fecundidad ha subido allí en los últimos años: de 1,52 en 2001 a 1,81 en 2008, pero sigue por debajo de la media nacional (1,85). Ante la precaria situación política de Bélgica, que estuvo sin gobierno durante 589 días, los independentistas flamencos han moderado sus ansias separatistas y ahora lo que piden es más competencias para las regiones… y un Estado belga reducido a su mínima expresión.

Véneto. La región italiana con más aspiraciones independentistas es una de las zonas del país donde más ha crecido la población en la última década. En 2011 alcanzó los 4,8 millones de habitantes, un 7,3% más que en 2001. En ese mismo período, la población de Italia aumentó un 4,3%.

Pero, según la Oficina de Estadísticas del Véneto, el crecimiento demográfico en esa región se debió sobre todo al saldo migratorio: entre 2001 y 2011 llegaron 304.254 extranjeros, casi siete veces más de los que se fueron. También aquí son los inmigrantes los que tienen que asegurar el futuro demográfico de la región.

Pues la tasa de fecundidad en 2012 era solo de 1,46 hijos por mujer, por encima de la media italiana (1,42), pero muy insuficiente para asegurar el relevo generacional.