Cae la tasa de fecundidad de la Argentina: ya es similar a la de Europa

Jueves 29 de Octubre | 04:59

Un estudio revela que los nacimientos en el país están casi por debajo de lo necesario para que la población se mantenga estable.

Cae la tasa de fecundidad de la Argentina: ya es similar a la de Europa

Cae la tasa de fecundidad de la Argentina: ya es similar a la de Europa

En materia poblacional, la Argentina profundizó en estos años su tendencia a “europeizarse”: cada vez menos hijos y a edades más tardías. Esto generó que, junto a Chile, Uruguay, Brasil y Cuba, sea de los países de América Latina con menores tasas de fecundidad, y ya está casi debajo de la tasa de remplazo (2,1 hijos por mujer) necesaria “para que la pirámide de población se mantenga estable”. Así lo define el informe sobre natalidad elaborado por el Instituto de Ciencias Sociales de la Fundación UADE (Universidad Argentina de la Empresa), consignó Tiempo Argentino.

Bajo la pregunta “¿Hay menos niños en la Argentina?”, los investigadores de la UADE analizaron el número de hijos por mujer a nivel mundial en los últimos 60 años. Según publicaron, se redujo a escala planetaria de 5,02 a 2,55 en promedio “lo que da cuenta de una importante tendencia a la baja de la fecundidad femenina, que se ha venido agudizado en los últimos años, y se manifiesta en envejecimiento poblacional”. Si bien hay diferencias entre regiones, la Argentina no es ajena a esa dinámica.

Para que la pirámide de población se mantenga estable, el número de hijos por mujer debiera ser 2,1, la tasa de fecundidad que asegura el nivel de remplazo. El informe sostiene que las regiones más desarrolladas del mundo se encuentran por debajo del nivel de reemplazo (1,6). En tanto que las regiones en desarrollo, “si bien redujeron fuertemente su tasa de fecundidad de 6,15 a 2,75 entre 1950 y 2010, acorde a las tendencias mundiales”, aún se encuentran por encima del nivel de remplazo.

América del Norte (2,0) y Europa (1,45) se encuentran debajo del nivel de remplazo desde los ‘70. En el otro extremo, África (4,67) tiene la mayor tasa de fecundidad. En ese contexto, América Latina llega a 2,37 hijos por madre.

La Argentina tenía 2,18 en 2013, tal como afirma la UADE: “con tasas de fecundidad en baja, se acerca cada vez a tener una población envejecida, siendo que para 2015 ya está por debajo con 2,11 hijos por mujer en promedio, según datos del INDEC (en 2011 era de 2,45)”. Estos valores son casi similares a Francia. Se ubica por debajo de los 3,03 de Israel, los 5,86 de Angola; y por arriba del 1,92 de Gran Bretaña, el 1,79 de Bélgica; 1,61 de Canadá. En la región, Guatemala (3,78), Bolivia (3,22), Haití (3,15) y Honduras (3) encabezan la tasa de fecundidad. Brasil (1,8), Costa Rica (1,8) y Cuba (1,45) se ubican en el otro extremo.

“Según estimaciones de la CEPAL, para el 2050 la fecundidad en América Latina sería de 1,85, por debajo del nivel de remplazo”, agrega el texto, que atribuye la baja fecundidad femenina a una mayor difusión de métodos anticonceptivos y de planificación familiar, “el aumento de la educación y de la participación de la mujer el mercado de trabajo y la dificultad de conciliar familia y empleo”.

En nuestro país –indicaron- existen indicios de brechas entre la fecundidad deseada y efectiva, “donde las mujeres más educadas tienen menos hijos de los que preferirían, por restricciones del entorno (dificultad para conciliar familia y trabajo), en tanto las menos educadas tienen más hijos que los deseados por falta de planificación familiar adecuada”. Y pidieron que esta doble insatisfacción sea atentida para la elaboración de políticas públicas en torno a la planificación familiar “que países como Suecia, Alemania y España, ya están implementando”.

Analía Calero, investigadora del Instituto de Ciencias Sociales de Fundación UADE, aclaró que “muchas veces no es que la mujer no quiere tener hijos, a veces hay dificultades en el medio para conciliar la vida laboral y la familiar. De alguna manera resigna, no como una decisión alegre. Sobre todo es un problema en las clases medias. Tienen menos hijos de los que querrían tener, no es algo voluntario”.

En el país

Al momento de analizar por provincias los últimos 15 años, Misiones (2,91), Formosa (2,73), Salta (2,73) y Catamarca (2,71) presentan actualmente las mayores tasas de fecundidad. Las mismas cuatro encabezaban esa lista en 2001, pero con valores superiores a los 3,1. En el otro extremo, la Ciudad de Buenos Aires (1,57 según la UADE), junto con Córdoba (1,8), Santa Fe (1,9) y provincia de Buenos Aires (1,97), presentan tasas de fecundidad debajo del nivel de reemplazo (2,1). Esto conlleva a un crecimiento de la edad media de las mujeres madres. Según datos oficiales de la Ciudad, en menos de dos décadas aumentó más de un año en ese distrito, de 28,3 años en 1994 a casi 30 años en 2012. Lo que también genera menos posibilidades biológicas de tener hijos y más consultas por tratamientos de fertilización asistida (ver recuadro).

Mientras desciende la fecundidad femenina, se extiende la esperanza de vida. La ONU prevé que para 2050 la proporción de personas de 60 años alcanzará los 2000 millones, y los mayores de 80 años podrían sumar 400 millones.

Para Calero, hay una parte positiva en el mayor envejecimiento: “se alarga la expectativa de vida al mejorar las condiciones y el acceso a la salud. Se vive mejor. Al mismo tiempo, la baja en la tasa de fecundidad tiene impacto a largo plazo en lo que es seguridad social, quenecesita ser pensada en las políticas públicas futuras“. Y acota: “La OIT destacó mucho las políticas de protección a la maternidad en la Argentina. Quedan desafíos, como modificar las licencias de maternidad y paternidad, y también las guarderías en lugares de trabajo, para conciliar la vida laboral y la familiar”.

En la Ciudad, la menor

Según el informe de la UADE, la tasa de fecundidad en la Ciudad de Buenos Aires es la menor del país con 1,57 hijos por mujer (la Dirección de Estadísticas y Censos porteña habla en realidad de una tasa de 1,85), debajo del nivel de remplazo (2,1), explicado porque “en la Ciudad se concentran mujeres con mayor nivel educativo e insertas en el mercado laboral”. Dentro de la capital también se exhiben valores heterogéneos. Recoleta, al norte, muestra el menor número de hijos por mujer en promedio (uno), asociado también a la más tardía entrada a la maternidad (31,8 años). En el otro extremo, en la Comuna 8 (Villa Lugano, Villa Riachuelo y Villa Soldati, al sur) la entrada a la maternidad es a los 27,6 años, y el promedio de hijos de 2,9. Esto habla “de las dificultades que podrían existir en los sectores de bajos recursos para acceder a una planificación familiar adecuada”. Como dato alarmante, la fecundidad adolescente es alta: según la Dirección de Estadística y Censos de la Ciudad, casi 30 de cada mil chicas de hasta 19 años son madres. Mientras que en 1990 ese número era de 22,5.

En el mundo

Desde 1950, todas las regiones del mundo bajaron su tasa de fecundidad, pero en diferentes escalas. Europa pasó de 2,66 hijos promedio por madre, a 1,45; América Latina de 5,89 a 2,37; Oceanía fue de 3,87 a 2,30; América del Norte tenía 3,46 hace 60 años y hoy llega a los dos. Asia tenía 5,87 y actualmente bajó a 2,34; y África pasó de 6,75 en 1950 a 4,67 en 2010.

Algunos países con envejecimiento y baja fecundidad son Grecia (1,29), España (1,32), Alemania (1,38)., Italia y Japón (1,43).

A %d blogueros les gusta esto: