Jóvenes motivados, bien entrenados y listos para trabajar

Jóvenes motivados, bien entrenados y listos para trabajar

La Cámara de Industria y Comercio Argentino-Alemana organizó la 1ª Cumbre CapacitAR donde se habló del sistema dual, que brinda dos años de enseñanza técnica con intensa práctica

LA NACION

DOMINGO 19 DE JUNIO DE 2016
Un desempleo estructural muy difícil de mejorar, sumado a la tendencia -también mundial- de jóvenes con enormes dificultades para ingresar al mercado laboral, es parte del panorama del complejo mercado de trabajo en la Argentina. Un paso hacia una mejora en este aspecto vital para las personas es, a través de la confianza en reglas de juego claras y una transparencia sin límites, atraer a empresas para que incorporen personal. Pero hay otro obstáculo: que no encuentren, como muchas veces sucede hoy, el personal que necesitan. Se da entonces la paradoja de que hay miles de personas sin un trabajo, y hay empleadores presentes y futuros con puestos para ofrecer, pero que quedan vacantes.

En la Argentina hay nueve millones de personas que tienen un empleo precario o que están desocupados, según cifras de la OIT difundidas durante la 1ª Cumbre CapacitAR, organizada por la Cámara de Industria y Comercio Argentina-Alemana hace unos días. “Hay que romper el paradigma de la formación sin mirar al mercado”, dijo Conrado Reinke, subsecretario de Políticas de Empleo y Formación Profesional del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social durante el encuentro, en el marco del 100° aniversario de la cámara.

Algunas cifras aportadas por Gabriel Sánchez Zinny, director del Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET), revelan una radiografía de la educación en la Argentina, con sus enormes dificultades. En 2015 tres de cada cuatro empresas (78,7%) tuvieron problemas para cubrir las vacantes abiertas. Esto se debió principalmente a falta de competencias técnicas duras, falta de experiencia y de postulantes. Más del 70% del empleo necesita habilidades tecnológicas.

“Nuestra primera prioridad es saber cuál es la demanda socioproductiva y no generar títulos ni carreras que ya no tienen más demanda de empleo en el mercado”, dijo Sánchez Zinny. Y agregó que menos del 20% de la población económicamente activa tiene una carrera universitaria, y que sólo el 22% de los jóvenes termina el secundario en tiempo y forma.

“Necesariamente hay que pensar en un cambio de paradigma, ya que únicamente el 11% de los jóvenes tiene una educación superior no universitaria. Hay que bajar las horas al sistema. La educación tiene que ver con saberes y competencias más que cuántas horas tiene la cursada.”

El sistema dual, tan exitoso en Alemania, ofrece dos años de teoría, pero también intensa práctica, que es rentada. Muchas de las empresas que participan tienen planes de rotación. Después de la Segunda Guerra Mundial, Alemania quedó devastada, prácticamente en ruinas, con millones de personas que habían perdido todo, fábricas bombardeadas, miles de niños huérfanos. Un panorama desolado. Sin embargo, pocos años después ya se hablaba de un “milagro económico alemán” en Alemania Occidental. Con la mirada en la eficiencia y la producción lograron en tiempo récord reconstruir el país, hasta llegar a ser hoy una de las potencias europeas.

En un trabajo para la española Esade, Enrique Cerdá Omiste dice que “la espectacular recuperación económica de Alemania Occidental no fue el resultado de medidas «milagrosas», sino la consecuencia de una política que convirtió nuevamente el trabajo productivo, el esfuerzo personal, el ahorro y la inversión en actividades rentables. En junio de 1948 se inició en Alemania Occidental una política económica que eliminó la economía autoritaria y que asignó al Estado las funciones económicas que éste puede y debe desempeñar”. Son: reducir el gasto público e impedir su crecimiento excesivo; prohibir los déficit oficiales; mantener la estabilidad monetaria; garantizar los derechos de propiedad y la libertad de trabajo; preservar la libertad de mercado y proteger la competencia.

Hoy, Alemania tiene un modelo educativo-productivo basado en el sistema dual: una formación técnica a la medida de las necesidades de las empresas, que lleva a que haya un muy bajo desempleo, que hoy llega al 6%. Vale recordar que por debajo del 5% se considera pleno empleo.

Más atención a las pymes

En este contexto, Vicente Donato, director ejecutivo de la Fundación Observatorio Pyme, habló durante la jornada sobre un sector que es el gran empleador de la Argentina. “En el mundo, las empresas que tienen entre 10 y 250 empleados forman la clase media empresarial, que genera más del 50% de la riqueza de los países más desarrollados. La Argentina es un país relativamente bien ubicado, aunque perdemos posiciones desde hace 20 años. Sin embargo, este es un sector que puede dar un vuelco en la incorporación del empleo calificado y el que puede contratar a más personas al mercado laboral. Se trata de 80.000 empresas, que generan cuatro millones de puestos de trabajo.”

“El 60% de las miradas, de los objetivos, está puesto en las grandes empresas, pero son las pymes las que proveen el 80% de los puestos de trabajo”, coincidió Ricardo Wachowicz, presidente del Grupo Bayton. Agregó que en el empleo temporario se generan 400.000 puestos de trabajo cada año, y que es “la oportunidad para el primer empleo”. Pidió también que se bajen las tasas de interés para la producción.

Según Donato, desde hace una década se registra una caída en la demanda de trabajo en todos los niveles de calificación. “En este momento estamos en un piso de demanda, aunque afortunadamente dejó de caer.” Sin embargo, a la hora de incorporar personal, coincide con el diagnóstico del INET: existe una dificultad para encontrar a las personas que se necesitan. Simplemente, no tienen las capacidades que las empresas buscan.

Una propuesta práctica

“El sistema dual alemán tiene tres socios: el empresariado, las cámaras y los sindicatos. El Estado establece el marco legal”, dice, traductor mediante, Boris Petschulat, subsecretario de Políticas de Educación del Ministerio de Economía alemán. Los números no dejan de asombrar. Las empresas en Alemania invierten 25.000 millones de euros por año en el sistema dual. Lo consideran una inversión, ya que se reciben los técnicos que ellas necesitan.

“Alemania es un país pobre en materia prima, tenemos poco gas y nada de petróleo. Nuestro mejor recurso es el talento de la gente joven. Hay un consenso de que sólo podemos ser exitosos si creamos y desarrollamos esos talentos”, dice el funcionario alemán. “El gobierno es responsable de 350 de las 370 áreas de formación profesional, y va actualizando las currículas junto a las cámaras y los sindicatos”, agrega.

Sin embargo, dice que hay un enorme desafío, que es que se necesita que más mujeres y jóvenes se aboquen al estudio de profesiones técnicas, ya que de ellas hay solamente entre un 10 y un 15% de participación femenina. Además, con el tema de la robotización, y la perdida de empleo que puede traer, Petschulat afirma que “a través de la automatización, la productividad va a aumentar. Supongamos que aumenta un 30%, los operarios van a tener un 30% más de sueldo, pero hay otras personas que no van a poder seguir el ritmo y estarán dentro de la red de contención social”.

El sistema dual en la Argentina ya promovió la inserción laboral de 2500 jóvenes en las ramas técnico-industriales y administrativo comerciales, con una tasa del 90% de inserción en las empresas. Participan 50 empresas en el país (que podrían ser más), que necesitan personal calificado en ramas como la mecatrónica, la robótica y el mecanizado, muy buscadas en el sector industrial.

Anuncios

“Programa Dual de Educación Técnica” en Santa Fe

Recientemente ha ingresado en la Cámara de Senadores de la Provincia de Santa Fe  un proyecto de ley,  autoría del Senador Danilo Capitani, que propone la creación del “Programa Dual de Educación Técnica” en el marco del Sistema de Prácticas Profesionalizantes previsto en la Ley Nacional de Educación Técnica Nº 26.058, en el ámbito del Ministerio de Educación de la Provincia.

Se trata de  un sistema de formación en alternancia con la actividad en la empresa con planificación y supervisión de los equipos docentes, por el cual podrán optar los alumnos del nivel secundario mayores de 16 años que cursen regularmente la modalidad técnico profesional, con el objetivo de integrar y articular la teoría y la práctica y transferir lo aprendido a contextos socio productivos; con esto se busca afianzar a aquellos alumnos pertenecientes a hogares de menores recursos en los ámbitos escolar, social y laboral, contribuyendo a remediar su situación económica familiar.

Asimismo el programa establece una duración de 2 años siendo la actividad en la Empresa de diez (10) meses en el primer año y doce (12) meses en el segundo (incluyendo un mes de vacaciones) y prevé un régimen de asignaciones estímulo a través de la modalidad de becas de estudio y compensación de gastos Las condiciones de ingreso, evaluaciones, selección de alumnos aspirantes, duración de la jornada y el monto de las asignaciones estímulo serán convenido entre el sector empresario y el Ministerio de Educación de la Provincia en el marco de los lineamientos establecidos en la Ley Nacional de Educación Técnica Nº 26.058.

El sistema dual fue establecido en la Provincia de Santa Fe en  el año 1983 por el Decreto Provincial N° 1576/83; estuve vigente de hecho hasta el año 2009 y fue eliminado de sistema de educación provincial por el Decreto Nº 0915/2012. Los considerandos de este último dicen textualmente que el nuevo “Régimen de Prácticas Profesionalizantes”, el cual satisface y supera los propósitos del “Sistema Dual”.

Lamentablemente, la afirmación de la norma derogatoria es contraria a las pocas experiencias que se han dado en la provincia. Las escuelas que adoptaron el sistema dual, fueron las de mayor demanda laboral; se aseguraba el puesto del joven técnico, fuertemente capacitado con la experiencia en el ámbito laboral.

Por otro lado, si bien es cierto que la Ley Nº 26.206 no prevé el Sistema Dual como modalidad educativa, el decreto reglamentario de esa ley[1], cuando menciona las pasantías en la modalidad técnico profesional, remite a lo establecido por el INET y éste sí prevé al sistema dual como práctica profesionalizante.

En Santa Fe, las prácticas en modalidad técnico profesional se rige por el Decreto PEN N° 1374/2011 reglamentario de la Ley Nacional de Educación[2] y de Ley de Educación Técnico Profesional[3], la Resolución CFE N° 47/2008 y el Decreto N° 1446/2011 de la Provincia de Santa Fe sobre prácticas profesionalizantes. Por otro lado la reglamentación[4]asigna al Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET) la tarea de establecer las condiciones que deberán cumplir las pasantías para su consideración como prácticas profesionales; algo que ya había asumido[5].

La derogación del sistema dual obedece a factores ideológicos; el mismo texto del decreto provincial de prácticas profesionalizantes es incomprensible fuera de un marco conceptual concreto, donde parece que el sector privado está demonizado.

Según el Ing. Hugo Carlos Yacono,   que  perteneció al equipo de trabajo del Sistema Dual desarrollado en la ciudad de Rosario, la iniciativa es más que alentadora ya que,  según él, no existe alternativa educativa más inclusiva y ajustada a la realidad laboral que la que propicia el Sistema Dual: un ensamble con beneficios permanentes de interacción Escuela/Familia/Empresa donde los alumnos se constituyen en los receptores de los beneficios. Por otro lado, el vínculo entre la Empresa y la Escuela cumple tareas de observatorio cotidiano de demandas, necesidades y conductas de todos los actores…

El sistema dual, como práctica profesionalizante, si no se modifica la normativa vigente, no cumpliría el objetivo para el que fue diseñado; la formación profesional dual es una especificidad alemana; el componente profesional práctico se adquiere durante tres o cuatro días a la semana en la empresa, en tanto que la transmisión del componente profesional teórico corre a cargo de la escuela profesional. La capacitación completa dura entre dos y tres años y medio. La oferta formativa de las empresas se complementa con estudios de formación profesional supraempresariales y cualificaciones adicionales. El sistema es financiado por las empresas, que pagan una remuneración a los aprendices, y el Estado, que cubre los gastos de las escuelas profesionales.[6]

El gobierno alemán fomenta el sistema dual en muchos países[7]es practicado especialmente en Alemania, Austria, Suiza, Dinamarca, Países Bajos, Francia y  los países de la antigua Yugoslavia. Desde hace unos años este modelo se ha expandido en el resto del mundo en países como China y Colombia[8]. En nuestro país se ve el apoyo alemán al Instituto Ballester[9]en Buenos Aires a través de Centro de Capacitación Profesional.

En buena hora si nuestro legisladores asesorados y bien intencionados, avanzan en el restablecimiento de uno de las formas más antiguas y a la vez actualizadas de verdadera inclusión de los jóvenes; sector etario de mayor índice de desempleo en nuestro país y en la comunidad global.

 

 

 

 


[1] Decreto PEN N° 1374/2011

[2] Ley Nº 26.206

[3] Ley N° 26.058

[4] Decreto PEN 1374/2011, Artículo 5

[5] Ministerio de Educación de la Nación. Instituto Nacional de Educación Tecnológica, (INET) Documento de Prácticas Profesionalizantes / Versión 2 / Marzo de 2007. Actualmente vigente 10/08/2013

Santa Fe: Pasantías educación secundaria

Este trabajo quiere complementar el publicado[1] en septiembre de 2013, donde se enuncian  los diferentes regímenes de pasantías en la provincia. En otras entregas comentamos el régimen de pasantías para la educación secundaria en la modalidad técnico profesional y el que se aplica a la educación no formal.

Aquí se intentará tocar algunos tópicos relevantes al  sistema de pasantías  aplicable a la educación secundaria con las modalidades previstas en la Ley Nacional de Educación.

En este caso, la política educativa la fija la Nación y las diversas provincias o jurisdicciones concurren en aquellos temas no delegados.

Debemos advertir que:

1. la provincia debe adaptar las pasantías correspondientes al nivel de educación secundaria de los establecimientos que respondan al Ministerio de Educación de Santa Fe,

2. quedan como competencia propia de la provincia, la educación superior no universitaria y la educación no formal, y

3. es competencia propia de la nación lo establecido por la Ley Nº 26.427 (Educación Superior, Educación Permanente de Jóvenes y Adultos  y Formación Profesional, no provincial).

Asimismo hay que afirmar que la reglamentación del sistema de pasantías de nivel secundario está vigente y el decreto reglamentario llenó un vacío legal; felizmente, se hace conforme a lo previsto por nuestro régimen constitucional.

Recordemos que en Santa Fe:

a)      para las pasantías de la educación secundaria en las modalidades previstas por la Ley Nacional de Educación[2], se aplica el Decreto PEN Nº 1341/2011, reglamentario de esa ley y la legislación provincial;

b)      para las pasantías de la educación secundaria en su modalidad técnico profesional se aplica el decreto reglamentario, la Resolución CFE Nº 47/2008 y el Decreto  Nº 1446/2011 de la Provincia de Santa Fe sobre prácticas profesionalizantes.  Este tema fue comentado en un artículo anterior y

c)      para la educación especial, que es una modalidad del nivel secundario, rige el decreto reglamentario y  el Decreto provincial N° 337/1999 destinado a aquellas personas con discapacidad mental, disminución física o dificultad en integración social.

Con la reglamentación del Decreto PEN Nº 1341/2011 quedaban por resolver a las provincias o jurisdicciones, por lo menos, los siguientes temas:

  1. La adhesión de las provincias al régimen de este decreto.
  2. La autoridad a cargo de la firma de los convenios marcos.
  3. La determinación de incluir en la misma normativa otras modalidades educativas.
  4. La difusión y el fomento de actividades con el espíritu de acercar los ambientes académicos a los del trabajo.

Con respecto al punto primero, hasta el momento, no se produjo tal adhesión, a pesar de que parecía relativamente fácil, debido a que fue el Consejo Federal de Educación, formado por las máximas autoridades educativas de las provincias y la CABA, quien ha impulsado este cuadro normativo. En la provincia de Santa Fe se llegó reglamentar solamente las pasantías para la modalidad técnico profesional[3].

El punto referente a la autoridad que firma los convenios marco está sin establecer; el decreto nacional deja este tema a las provincias o jurisdicciones.

Parece claro que en lo referente convenios marcos  con cámaras y entidades gremiales – novedad del  decreto nacional- es el Ministerio de Educación quien tiene esa responsabilidad. De hecho, en este sentido, ya se formalizaron esos convenios con  la Unión Industrial de Santa Fe, el Centro Comercial e Industrial de Rafaela y la Región, la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de San Lorenzo, la Cámara de Industrias Metalúrgica del Centro de la provincia de Santa Fe, el Polo Tecnológico Rosario y la Cámara Regional de la Industria y Comercio Exterior de Venado Tuerto. Además, se  firmaron convenios con el Centro Industrial y comercial del Norte de Santa Fe de Reconquista, la Cámara de Comercio Exterior de Reconquista y Avellaneda y el Centro Industrial y Comercial de Avellaneda[4]. También con el  Centro Comercial, Industrial y de la Producción de Sunchales y con el Centro de Industria, Comercio y Afincados de Esperanza (Cicae)[5] y otras entidades que pueden verse en el portal de Ministerio.

Ahora bien, con respecto a los convenios marcos con las empresas  u otros organismos donde los pasantes vayan a realizar las prácticas, en la provincia se podría aplicar por analogía el decreto que reglamentó las pasantías para la modalidad técnico profesional. En este caso la firma corresponde al Ministerio de Educación.

Sin embargo, el régimen de pasantía provincial [6] no quedó totalmente derogado y la norma provincial faculta al director/a de la institución educativa, ad referendum del Ministerio de Educación a firmar esos convenios marcos.

Parecería lógico que se siguiera este último proceder; sin embargo, ya que la centralización y acumulación de funciones del Ministerio de Educación parece ser una nota distintiva del momento actual, seguramente se exigiría que la firma fuese de este ministerio. Es un tema a resolver

Por otro lado,  se podría entender que, si el legislador santafesino no ha adoptado una norma nueva conforme a los requisitos mínimos del Decreto del PEN, es porque juzga que, en lo que tiene de facultad concurrente,  se aplica la legislación local. Las diferencias de entre ambos regímenes son notables y, cuando se redacte la documentación, en primer lugar se debe considerar la reglamentación del PEN y, en forma complementaria,  lo propio de la legislación local. También hay que tener en cuenta que  son muy pocos los aportes que puede hacer el régimen provincial al nacional.

Otras provincias ya han resuelto este tema de manera dispar. Así, Santa Cruz  establece que los convenios marcos son suscritos por la entidad educativa y los acuerdos marcos de cooperación –para establecer relaciones con cámaras y entidades gremiales – por el Consejo Provincial de Educación[7]. Córdoba adapta la ley provincial al nuevo sistema y confirma que los convenios marcos se firman con el Ministerio de Educación y en otro anexo con cada unidad educativa[8].

El tercer punto, referente a la inclusión de otras modalidades bajo la órbita del decreto nacional, no nos consta que se haya concretado. Sabemos  ha habido algún proyecto de ley de pasantías a nivel provincial pero no se ha aprobado[9]. El autor del proyecto pertenece a la oposición política y se reconoce un marco conceptual diferente. El proyecto toma como base la ley nacional de pasantías para estudiantes universitarios[10].

El cuarto punto, se relaciona  con promover el acercamiento de  los ambientes académicos a los del trabajo. Contrariamente a este objetivo y casi al mismo tiempo, la provincia eliminó el sistema dual[11], método de formación en alternancia con la actividad en la empresa, un modelo que tiene vigencia en el mundo desde hace más de un siglo con excelentes resultados. Los considerandos dicen que con el  nuevo “Régimen de Prácticas Profesionalizantes” se satisface y supera los propósitos del “Sistema Dual “; lamentablemente, la afirmación de la norma derogatoria es contraria a las pocas experiencias que se han dado en la provincia. Las escuelas que adoptaron el sistema dual, fueron las de mayor demanda laboral y se aseguraba el puesto del joven técnico, fuertemente capacitado con la experiencia en el ámbito laboral.

La derogación del sistema dual parece obedecer a factores ideológicos; el mismo texto del decreto provincial de prácticas profesionalizantes es incomprensible fuera de un marco conceptual concreto. Actualmente, hay un proyecto para restablecerlo[12].

Fuera de los planes nacionales, articulados por los entes provinciales[13] en la provincia no ha habido otras iniciativas relevantes. La Red Federal de Servicios de Empleo, que nuclea a todas las Oficinas de Empleo Municipales, ha tenido un crecimiento exponencial,  lo que se presta al clientelismo político, bajando los estándares en la  educación y aumentando la disparidad social[14].

En conclusión: en la provincia de Santa Fe para la escuela secundaria se aplica directamente el decreto reglamentario de la Ley Nacional de Educación con los añadidos y adaptaciones que en cada caso se vea oportuno, ya que aún no se han resuelto totalmente los temas relacionados con la adhesión a la reglamentación, ni la autoridad a cargo de la firma de los convenios marcos; ni la inclusión de otras modalidades.


[1] Pasantías en Santa Fe: modalidades y normas aplicables. La Ley Litoral año 17 /N° 08 / Septiembre 2013

[2] Ley Nº 26.206

[3] El Decreto provincial Nº 1446 establece el Régimen General de Prácticas Profesionalizantes en la Educación Secundaria Modalidad Técnico Profesional.

[6] Ley Provincial Nº 11.818, Boletín Oficial de la Provincia de Santa Fe, 25/10/2000, que legisla lo establecido por el Decreto Nº 2066/1995.

[7] Decreto Nº 1342/2012. Boletín Oficial de Santa Cruz 15/05/2012.

[8]http://www.igualdadycalidadcba.gov.ar%2FSIPEC-CBA%2Fdocumentos%2FFVT%2FANEXOC_%2520Pasantias_Educativas__FINAL_.pdf y ww.empresaescuela.org%2Flegislacion%2Fpcia_cba.pdf capturados el 28/12/2013

[9] Se trata del Proyecto de Ley de Pasantías Educativas destinado a estudiantes de la Educación Secundaria, Educación Superior, de la Educación Permanente de Jóvenes y Adultos y de la Formación Técnico-Profesional, de establecimientos dependientes del Ministerio de Educación; presentado por el Senador Hugo Marcucci, que entrara a la Cámara de Diputados como expediente N° 25.106 del 09/06/2011.

[10] Ley Nº 26.427

[11] Decreto provincial Nº 0915/2012

[12] Autoría del senador Danilo Capitani, mayo  2013 http://www.enfoqueregional.com.ar/noticia/181-aprobaron-proyectos-del-senador-capitani.html, capturado el 28/12/2013 (CA: Tengo el texto)

[13] Ver por ejemplo el Programa de Formación para el Trabajo http://www.santafe.gov.ar/index.php/web/content/view/full/139136/(subtema)/139124 capturado el 28/12/2013

[14] Ministerio de Trabajo de la Nación http://www.trabajo.gov.ar/secretaria/ Las Oficinas de Empleo pasaron de 62 en el año 2005 a 493 en el 2012. Capturado el 28/12/2013

Santa Fe: pasantías de la educación secundaria en su modalidad técnico profesional

Para las pasantías de la educación secundaria en su modalidad técnico profesional se aplica el Decreto PEN N° 1374/2011 reglamentario de la Ley Nacional de Educación[1] y de Ley de Educación Técnico Profesional[2] , la Resolución CFE N° 47/2008 y el Decreto N° 1446/2011 de la Provincia de Santa Fe sobre prácticas profesionalizantes. Por otro lado la reglamentación [3] asigna al Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET) la tarea de establecer las condiciones que deberán cumplir las pasantías para su consideración como prácticas profesionales; algo que ya había asumido[4].

Conforme a la Ley de Educación Técnico Profesional[5] el INET es el encargado del ordenamiento y organización del servicio educativo Técnico Profesional, tiene a su cargo la administración del Registro Federal de Instituciones, del Catálogo Nacional y la Homologación de Títulos y Certificaciones; garantizando un servicio permanente de información actualizada sobre certificaciones y títulos.

La Resolución CFE N°47/2008[6] aprueba los “Lineamientos y criterios para la organización institucional y curricular de la educación técnico profesional correspondiente a la educación secundaria y la educación superior”, a nosotros, por ahora nos interesa solamente lo de la educación secundaria. Estos lineamientos establecen los criterios generales sobre la formación integral de los estudiantes,  las trayectorias formativas  y la mejora continua de la calidad educativa. Una importancia especial se le da a las  prácticas profesionalizantes y la formación vinculada con el mundo del trabajo y a la inserción institucional en el medio local y regional. Asimismo presenta temas relacionados con la  identidad y especificidad de las escuelas técnicas, su organización, los campos de la trayectoria formativa, los ciclos de la educación secundaria en la modalidad de técnica, la carga horaria de la trayectoria formativa y por último, ofrece los lineamientos relacionados con la educación superior en la modalidad de educación técnico profesional. Sin embargo, a la hora de concretar las pasantías, que están incluidas dentro de las prácticas profesionalizantes,  habrá que acudir a lo que determine el INET.

En el caso de que una empresa, organización o escuela acuda al Ministerio de Educación de Santa Fe con el fin de llevar a cabo pasantías de la educación secundaria con modalidad técnico profesional, seguramente le señalarán  el Decreto N° 1446/2011; este decreto no hace relación al reglamentario de la ley nacional, sin embargo, se ajusta plenamente. Al citar expresamente a la Resolución, es de suponer que el decreto provincial esté en estrecha armonía como así también lo establecido para esos casos por el INET. El decreto especifica la Resolución y de alguna manera le da forma para implementar efectivamente la política establecida por la nación.

Tanto la Resolución en sus Lineamientos como el decreto provincial se refieren a las prácticas profesionalizantes; de las cuales, las pasantías son una modalidad, a las que atiende el decreto nacional. Se definen a aquéllas como estrategias y actividades formativas que, como parte de la propuesta curricular, tienen como propósito que los estudiantes consoliden, integren y/o amplíen las capacidades y saberes que se corresponden con el perfil profesional en el que se están formando. Son organizadas y coordinadas por la institución educativa, se desarrollan dentro o fuera de tal institución y están referenciadas en situaciones de trabajo. De manera análoga  define la norma nacional a las pasantías.

Para tener una idea de a lo que nos estamos refiriendo con el término de práctica profesionalizante, acudimos a los ejemplos que el INET nos ofrece: pasantías, actividades de extensión, proyectos productivos, proyectos tecnológicos, emprendimientos, alternancia en organizaciones productivas[7], sistema dual[8], empresas simuladas, casi no existe no existe limitación de formato.

Los objetivos generales van enfocados a fortalecer la formación profesional del alumno. La norma provincial y la nacional coinciden en establecer también objetivos específicos para el estudiante, la empresa o entidad oferente y la escuela[9]. Así, para el alumno es importante que se le dé la oportunidad de profundizar y adquirir capacidades específicas para la producción de bienes y servicios; propiciar la familiarización con las incumbencias profesionales; promover la integración con los trabajadores con el fin de desarrollar la capacidad de trabajo en equipo, la responsabilidad y el cumplimiento de normas y facilitar la transición al ámbito profesional. En esto coincide toda la normativa analizada, enfatizando además, que el educando se encontrará en situaciones de ambigüedad y de imprevisión, en contraposición con la estructura sistémica de la academia.

Los objetivos principales para las empresas u organizaciones oferentes tienen relación con la colaboración en el proceso educativo de su comunidad, contribuyendo así al desarrollo local y/o regional y a conocer las ofertas educativas a su alcance. Para las unidades educativas los objetivos se centran en fomentar la apertura al mundo laboral; articular la oferta educativa con actividades afines a los estudios que realizan los alumnos y, por último, conocer la oferta laboral para sus alumnos y adoptar nuevas estrategias para la articulación educación y trabajo.

Las prácticas se desarrollan durante el 5º y/o 6º año del cursado y para acceder a ellas es necesario haber cumplido los 16 años. La duración máxima es de seis 6 meses con una dedicación de hasta 20 horas semanales; se impone una duración mínima de 100 horas[10]. La resolución establece  que la duración de las prácticas profesionalizantes no podrá ser inferior al diez por ciento (10%) del total del mínima horas reloj de la formación específica que son 2000 horas,[11] o sea, 200 horas reloj. Sin embargo, se pueden combinar diferentes modalidades de prácticas. Por otro lado, el decreto nacional prohíbe la extensión superior a 6 meses, seguramente con el fin de evitar abusos o encubrimientos laborales. Parece razonable que así sea, ya que en si hay una práctica de seis meses con una carga horaria de 20 horas semanales, holgadamente se superan las 500 horas; más del doble del mínimo exigido.

Toda la normativa vigente hace énfasis en que no se establece una relación laboral; es tal la fuerza puesta en este tema que el decreto nacional dice que no se establece relación jurídica alguna[12], realmente lamentable su redacción, pero nos da una idea de hasta donde se quiere enfatizar el vínculo educativo y excluir el laboral.

La documentación a utilizar es el Convenio Marco entre el Ministerio de Educación y la empresa o entidad, donde se establecen derechos y obligaciones de las entidades, el régimen de asistencia y licencias, el plazo de vigencia convenio y las personas responsables y el Acta Acuerdo de cada entidad con cada escuela que incluye el modo de selección de los practicantes, el plan de tareas; duración, horarios y lugar de las prácticas; la asignación estímulo, los datos del tutor de la entidad, los del docente guía, los objetivos pedagógicos y tareas a realizar[13].

El organismo de implementación y contralor es la Dirección de Educación Técnica que podrá delegar en cada escuela[14].

Asignación estímulo: el decreto nacional sí la establece como obligatoria[15]; aunque no está prevista por el decreto provincial, ni por el INET, ni en la Resolución del CFE.

El seguro de riesgos laborales estará cargo de la entidad o empresa, que deberá ampliar su cobertura en la ART[16]. Asimismo hay un seguro de responsabilidad civil a cargo del Ministerio que es el mismo que se utiliza para las actividades que se desarrollen fuera de la escuela.

El cupo de pasantes en relación al personal es el siguiente: las empresas de hasta 200 trabajadores, pueden contratar un pasante por cada 10 trabajadores; aquéllas con 201 o más trabajadores, el 7%; en la administración pública hasta el 7% de la planta de personal presupuestada; no hay límites para los discapacitados[17].

El régimen de Propiedad Intelectual se rige por lo previsto por la Ley de Contrato de Trabajo.

Hay que reconocer que la norma nacional, la Resolución del CFE y el documento del INET, si bien hablan del mismo tema que el decreto provincial, lo hacen desde marcos conceptuales diferentes. Quedaría un buen trabajo para los interesados en las divergencias epistemológicas, el estudio de los marcos teóricos que están en juego y que están detrás de cada documento; es notable la diferencia entre ellos y, seguramente alejados de lo que es el pensamiento popular y empresario. Realmente, hay que hacer esfuerzos especiales para traducir en lenguaje sencillo lo que se quiere expresar en esos documentos que están orientados principalmente a la práctica y no a la erudición académica.

Las pasantías de la educación secundaria en su modalidad técnico profesional ya tienen un marco regulatorio definido en la provincia; quedaría ver qué sucede con las otras modalidades de la educación secundaria, así como la educación formal y diferencial. En la provincia hoy concurren siete regímenes diferentes con niveles y modalidades propios en una misma jurisdicción. Esperemos, que poco a poco surja una normativa coherente que nos de seguridad y previsibilidad.


[1] Ley Nº 26.206

[2] Ley N° 26.058

[3] Decreto 1374/2011, Artículo 5

[4] Ministerio de Educación de la Nación. Instituto Nacional de Educación Tecnológica, (INET) Documento de Prácticas Profesionalizantes / Versión 2 / Marzo de 2007. Actualmente vigente 10/08/2013

[5] Ley N° 26.058, Artículos 32 a 37

[6] Es un trabajo conjunto del Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET), la Comisión Federal de educación Técnico Profesional y el Consejo Nacional de Educación, Trabajo y Producción, según lo dice la misma resolución

[7] Algo que nos parece esencial en la educación agrotécnica y que lamentamos su merma cada día.

[8] El Sistema Dual, de origen alemán, que industrializó rápidamente a la Alemania de posguerra, es garantía del empleo joven. En la provincia de Santa Fe se ha cortado esta instancia y recientemente se presentó un proyecto de ley para restaurarlo.

[9] Decreto N° 1446/2011, Artículo 4º y Decreto PEN N° 1374/2011,  Artículo 6º

[10] Decreto N° 1446/2011, Artículo 2º y 5° y Decreto PEN N° 1374/201, Artículos 12° y 13°

[11] Cfr. Resolución CFE Nº 47/08, Anexo I, 56. En la formación técnica profesional debe haber además 1.700 horas formación científico-tecnológica y 2.000 horas de formación ética, ciudadana y humanística general, para llegar a un total de carga horaria mínima 6.480 horas reloj.

[12] Decreto N° 1446/2011, Artículo 20º y Decreto PEN N° 1374/2011, Anexo III, 11) y Anexo IV, 10)

[13] Decreto N° 1446/2011, Anexo II y Decreto PEN N° 1374/2011, Anexo III y Anexo IV

[14] Decreto N° 1446/2011, Artículo 8

[15] Decreto PEN N° 1374/2011, anexo, 12)

 [16]D. 1374/2011 Artículo 4º y D 1446, Artículo 12º

[17] Decreto PEN N° 1374/2011

Santa Fe: Pasantías Educación No Formal

Voces: PASANTIAS ~ PROVINCIA DE SANTA FE ~ EDUCACION ~ CONTRATO ~ MINISTERIO DE EDUCACION ~ DECRETO REGLAMENTARIO ~ LEY DE EDUCACION ~ EMPRESA ~ ESTABLECIMIENTO EDUCATIVO

Título: Santa Fe: Pasantías Educación No Formal

Autor: Alegre, Carlos

Publicado en: Editorial La Ley

Cita Online: AR/DOC/146/2014

La educación no formal, al no estar prevista en la Ley Nacional de Educación, se rige por el régimen provincial ya que las provincias pueden legislar en todos los niveles de educación conforme a los objetivos establecidos por la Nación.

De esta manera en Santa Fe se aplica la Ley provincial Nº 12.411, que aprueba el Decreto N° 3783/03 mediante el cual se amplió el D. N° 2066/95. Esta ley establecía el Régimen de Pasantías para alumnos del Sistema Educativo Provincial, incluyendo la modalidad especial y la no formal.

Por otro lado, la provincia se reserva expresamente el derecho a legislar sobre educación en todos los niveles. (1)

La estructura del Sistema Educativo Provincial, integrado al Sistema Educativo Nacional, comprende cuatro niveles y ocho modalidades. Entre los niveles educativos se encuentran la educación inicial, la educación primaria, la educación secundaria y la educación superior. Las modalidades educativas que se desarrollan en el la Provincia de Santa Fe son la Educación Técnico Profesional, la Educación Artística, la Educación Especial, la Educación Permanente de Jóvenes y Adultos, la Educación Rural y la Educación Intercultural Bilingüe. Las modalidades son opciones organizativas y/o curriculares de la educación común, dentro de uno o más niveles educativos, que buscan dar respuesta a requerimientos específicos de formación. (2)

Al sancionarse la reglamentación para las pasantías (3) de la Ley de Educación Nacional (4) y de la Educación Técnico Profesional (5), se omitió, como era de esperar, la reglamentación a la educación no formal, a la universitaria provincial, a los Institutos de Educación Superior no dependientes de la Nación, ni a otro tipo de educación no prevista en la Ley de Educación Nacional.

El gobernador Carlos Reutemann, en su momento, fundamentaba, con buen tino, la importancia de que la educación no formal tuviera especial consideración a la hora de la articulación educación y trabajo, recordando que “… persigue como objetivo desarrollar en el hombre competencias para una vida activa y productiva, por lo que resulta indispensable utilizar herramientas e instrumentos que amplíen las actividades de Formación Profesional y Capacitación Laboral, siendo necesario establecer un sistema que abarque experiencias y prácticas laborales fuera del ámbito escolar, con la finalidad de darles la oportunidad de completar y/o actualizar conocimientos y aptitudes para su desarrollo personal y profesional con ofertas educativas variadas abiertas y flexibles que les permitan adquirir competencias para su inserción en el espacio laboral…”. (6)

Igualmente, en la provincia hay múltiples ofertas de cursos que forman en oficios o en habilidades especiales con o sin la intervención de alguna entidad educativa incorporada al sistema de educación provincial.

Ejemplos de esto los tenemos en los cursos de actualización que ofrecen actividades gremiales, sindicatos reconocidos, organizaciones de actividad solidaria, clubes, etc. Solamente por mencionar algunas: Municipalidades (7), CTJC (8), ARAS (9), UOM (10), CACROS (11), Fundación Educando (12), UOCRA (13), Ministerios de Trabajo de la Provincia y de la Nación, Secretaría de Empleo, etc.

Características del sistema de pasantías de educación no formal en Santa Fe

Según el Decreto provincial, las partes involucradas en el Régimen de Pasantías son: a) El Ministerio de Educación, a través de su órgano competente en la materia. La Coordinación del Área No Formal de la Dirección Provincial de Educación Técnica, Producción y Trabajo gestiona la autorización del dictado de los cursos de Formación Profesional y Capacitación Laboral en los institutos que responden al Ministerio de Educación, b) El director del establecimiento educativo y el cuerpo de docentes afectados al Régimen de Pasantías, c) Las entidades públicas y privadas y las empresas del sector productivo y de servicios, d) Los cursantes de los establecimientos educativos que utilicen el presente régimen. (14)

Siguiendo el espíritu de ley no sería necesaria la intervención del Ministerio cuando la cuando la formación la ofrece otro organismo no incorporado al Sistema Educativo Provincial, porque es necesario establecer “… un sistema que abarque experiencias y prácticas laborales fuera del ámbito escolar…”. (15)

Acá hay un detalle no pequeño que hay que destacar: la educación no formal puede no dictarse por una entidad educativa del sistema de educación de la provincia; en el caso de que la ofrezca alguien que no responda al Ministerio de Educación, entendemos que se debe obviar lo establecido en el Reglamento (Anexo I) y en el Convenio (Anexo II) en lo referente a la participación del mencionado ministerio. Hay que tener en cuenta que Decreto Provincial 3783/2003, extiende a la educación no formal algo que originalmente estaba destinado a la educación formal, cuya normativa fue derogada por el Decreto Nacional que reglamenta las pasantías de las escuelas secundarias (16) y el Decreto Provincial que adapta la modalidad técnica de la educación secundaria provincial. (17)

La finalidad de la pasantía es educativa, no laboral. Por esa razón el vínculo que se establece no es laboral. La relación principal es entre la institución educativa y la parte empresaria u organismo gubernamental o no. Debe haber un plan de trabajo a realizar bajo la supervisión de la institución educativa

Las pasantías pueden realizarlas los alumnos -escolarizados o no- que asistan en forma regular a un instituto o entidad que ofrezca educación no formal (D. 3783/2003). En la provincia, los programas de educación no formal pueden establecer, como requisito de culminación, la práctica profesional por medio de este sistema de pasantías.

La actividad máxima diaria puede ser de hasta ocho horas y el plazo máximo de cuatro años. La edad mínima para ingresar al sistema es 16 años. Los días laborales de lunes a viernes en el horario de 8:00 a 18:00. Se permiten prácticas de 40 horas semanales por hasta cuatro años.

La asignación estímulo (retribución) se establece en cada convenio y no está prevista la manera en que se hace, por lo que se entiende acuerda en cada caso.

La cobertura médica de emergencias y ART está a cargo de la empresa18. La provincia, como ya dijimos tiene seguro de responsabilidad civil para los alumnos de establecimientos públicos. (19) Asimismo, no corresponde pagar obra social ni aportes jubilatorios y el seguro del empresario deberá ser una extensión del sistema de seguros con que cuenten los empleados.

El control de estas pasantías lo efectúan las mismas las entidades que ofrecen los cursos.

La normativa provincial parece implementar la pasantía dentro de la educación en términos amplios, sin que sea parte, necesariamente del sistema educativo formal; esto es así porque considera a la pasantía como una extensión de la formación académica otorgándole un lugar privilegiado como herramienta del proceso de aprendizaje.

Aspectos problemáticos de la ley provincial

Es difícil entender los tópicos referentes a la duración, carga horaria y jornada laboral sin pensar que la norma fue pensada para cubrir otro tipo de actividad; la ley prevé la posibilidad de que los pasantes estén cuatro años en esa relación, trabajando hasta cuarenta horas semanales con un mínimo de asignación estímulo. Esta laxitud de la norma puede llevar a la configuración sistemática de fraude laboral por parte de las empresas u organismos. Por otro lado, si bien en la entidad de contralor en la provincia es la propia institución educativa, el nivel de igualdad al tratar con empresas privadas grandes u organismos públicos de magnitud puede quedar opacado y el poder de control anulado. Esto es especialmente importante por el valor de los intereses jurídicos protegidos. (20)

Conclusión

Actualmente coexisten en la provincia varios regímenes de pasantías y es importante no confundirlos, de manera tal que se pueda aplicar lo establecido por la política nacional y armonizarlo con la concurrencia del sistema federal.

Los problemas que pueden surgir en el ámbito provincial deberían ser resueltos en su instancia; sin embargo, la situación espera ansiosamente de una nueva norma. La ley provincial tiene serios inconvenientes ya que ha quedado obsoleta para el caso que nos atiende y derogada para la mayoría de las figuras previstas. Es de esperar que pronto se pueda hacer uso de una legislación acorde a las necesidades, con el fin de satisfacer una necesidad imperiosa de articulación trabajo y formación donde están participando de hecho tantas personas buscando una capacitación les lleve a mejorar su situación laboral.

En el Anexo I se incluye el reglamento de pasantías que hay que adaptar a cada caso. En el Anexo II el modelo de Convenio de Pasantías conforme al reglamento, que se aplica sólo parcialmente al caso que estamos tratando.

Anexo I

Provincia de Santa Fe

DECRETO 2066/1995

Fecha de emisión 22/08/1995; pub. 05/09/1995

REGLAMENTO DE PASANTÍAS

CAPÍTULO I:

CONDICIONES GENERALES

Art. 1º.- Denominase pasantía a la extensión orgánica del sistema educativo a Instituciones de carácter público o privado para la realización por parte de los alumnos de prácticas relacionadas con su educación y formación, de acuerdo a la especialización que reciben, bajo la organización y control del establecimiento educativo al que pertenecen, durante un lapso determinado.

Art. 2º.- Las pasantías se materializarán con la concurrencia de los alumnos a las entidades públicas o privadas, y empresas del sector productivo o de servicios, en el horario y bajo las modalidades que se establecen en la presente reglamentación.

Art. 3º.- La situación de pasantía no creará ningún otro vínculo para el alumno pasante, más que el existente entre el mismo y el Ministerio de Educación, no generándose relación jurídica alguna con la entidad, organismo o empresa donde efectúe su práctica educativa.

Art. 4º.- El Régimen de Pasantías tendrá los siguientes objetivos:

a) Brindar a los alumnos de los establecimientos educativos la complementación de su especialidad teórica con la práctica a través de experiencias laborales concretas.

b) Integrar a los jóvenes educandos en grupos sociales laborales y permitir así el afianzamiento de su propia personalidad y el logro de su identidad.

c) Ofrecer a los pasantes la posibilidad de entrar en contacto con tecnologías avanzadas en el campo de su especialidad.

d) Contribuir a facilitar la etapa de transición entre lo educacional y lo laboral, favoreciendo a los pasantes en su elección vocacional.

Art. 5º.- Son partes involucradas en el Régimen de Pasantías:

a) El Ministerio de Educación, a través de su órgano competente en la materia.

b) El director del establecimiento educativo y el cuerpo de docentes afectados al Régimen de Pasantías.

c) Las entidades públicas y privadas y las empresas del sector productivo y de servicios.

d) Los cursantes de los establecimientos educativos que utilicen el presente régimen.

Art. 6º.- Las instalaciones de las entidades y/o empresas definidas en el art. 2º de este Anexo, son los lugares donde los alumnos podrán realizar las pasantías. Se considera a dichos locales como una extensión del ámbito de aprendizaje, los que deberán reunir las condiciones de higiene y seguridad según lo establecido en la legislación vigente, con el objeto de salvaguardar la salud psicofísica de los mismos.

Art. 7º.- Los pasantes podrán gozar de una retribución estímulo por parte de las empresas o entidades en las que desarrollen sus actividades.

Art. 8º.- La realización de las pasantías se formalizará a través de un convenio suscripto entre la empresa o entidad receptora del alumno pasante y el director del establecimiento educativo, ad referendum de la Dirección Provincial de Educación Media y Técnica.

Art. 9º.- El convenio mencionado en el artículo anterior deberá contener como mínimo las siguientes cláusulas:

a) Denominación, domicilio y personería de las partes que lo suscriben.

b) Características, duración y condiciones de las pasantías.

c) Lugar en que se realizarán.

d) Objetivos educativos a lograr en el ciclo lectivo correspondiente.

e) Derechos y obligaciones a que se someten las partes.

f) Forma de pago, si la hubiere, de la asignación estímulo.

g) Características del seguro que cubre al estudiante en las empresas o entidades donde realiza la pasantía.

h) Régimen disciplinario a aplicar en materia de asistencia, puntualidad.

Art. 10.- Los conocimientos, habilidades y destrezas que deberá alcanzar el alumno al término de su pasantía, como así también el régimen de evaluación de la misma, las condiciones de su ingreso, de asistencia y comportamiento, estarán a cargo de cada establecimiento educativo, pudiendo las empresas o entidades donde se realicen las pasantías prestar su asesoramiento.

Art. 11.- Las pasantías durarán un máximo de cuatro años y tendrán una actividad diaria máxima de ocho horas.

Art. 12.- La edad mínima para ingresar al Régimen de Pasantías será de dieciséis años cumplidos en el año calendario. El alumno que aspire a ingresar al Régimen, en resguardo de su salud psicofísica, deberá presentar un certificado médico expedido por autoridades sanitarias oficiales, que acredite que el interesado puede realizar las actividades exigidas en cada caso.

Los alumnos menores de dieciocho años deberán contar con autorización escrita de sus padres o tutores.

Art. 13.- La actividad del pasante se desarrollará de lunes a viernes únicamente en el lapso determinado por la empresa o entidad en el convenio respectivo.

Art. 14.- Las entidades o empresas y los organismos de educación podrán suspender o dar por finalizado el convenio suscripto de acuerdo al art. 8 de la presente reglamentación, sólo en caso de cierre o quiebra de las primeras o por incumplimiento de alguna de las cláusulas del convenio firmado, denunciando el mismo con una anticipación mínima de treinta días.

Art. 15.- La protección de que goza el alumno a través de los distintos seguros que resguardan su actividad en los establecimientos educativos se extiende a las actividades que desempeñe el mismo en calidad de pasante en los lugares de trabajo.

En su defecto, y a los fines de la protección física del pasante, la unidad educativa o la entidad o empresa, se hará cargo de la cobertura del mismo, con una extensión del sistema de seguros con que cuenten los empleados de estas últimas.

CAPÍTULO II:

DERECHOS Y OBLIGACIONES DE LAS PARTES

A – DE LAS EMPRESAS

Art. 16.- Las empresas o entidades que ingresen voluntariamente en el Régimen de Pasantías tendrán las siguientes obligaciones:

a) Suscribir con los establecimientos educativos elegidos, los convenios previstos en el art. 8º de la presente reglamentación.

b) Posibilitar el cumplimiento de los planes de estudios de los establecimientos educativos que participen del Régimen.

c) Facilitar a las unidades educativas la supervisión de las actividades de los pasantes y avalar los certificados de formación laboral logrados durante la pasantía.

Art. 17.- La propiedad intelectual de los resultados totales o parciales de los estudios, así como los documentos de trabajo originados por los alumnos pasantes serán de propiedad de la empresa, salvo en lo que resulte de interés superior para el sistema educativo provincial, a juicio del Ministerio de Educación, quien en su caso se reserva el derecho de aplicación en la currícula oficial.

B – DE LOS ORGANISMOS EDUCATIVOS

Art. 18.- Cada establecimiento educativo será responsable de:

a) Planificar, organizar, desarrollar y coordinar las pasantías de su jurisdicción en forma conjunta con las empresas o entidades.

b) Apoyar el proceso de enseñanza – aprendizaje mediante la elaboración de material didáctico, la realización de talleres, seminarios y/o cursos para los instructores de las empresas o entidades y los docentes de las unidades educativas de su jurisdicción.

c) Realizar acciones de promoción del Régimen, de ser necesario, con el fin de orientar a los alumnos, padres y directivos de empresas o entidades.

d) Suscribir los respectivos convenios de pasantías.

e) Supervisar y evaluar el proceso de enseñanza – aprendizaje.

f) Otorgar, cuando correspondiere, los respectivos certificados de estudios, avalados por las entidades o empresas.

g) Supervisar el cumplimiento de los convenios celebrados.

h) Determinar la cantidad de alumnos que realizarán las pasantías de acuerdo a los planes de estudio, con indicación de los docentes que en representación de los establecimientos educativos supervisarán la experiencia de aquéllos.

C – DE LOS PASANTES

Art. 19.- Serán derechos de los alumnos pasantes:

a) Recibir la formación práctica prevista en las pasantías.

b) Percibir, en caso de convenirse, una asignación estímulo que estará a cargo de la empresa o entidad donde desarrolle la pasantía.

c) Serán beneficiarios con un seguro en el lugar donde se desarrolle la pasantía, para su protección física.

Art. 20.- Los alumnos pasantes deberán cumplir con los reglamentos internos de la empresa o entidad donde realicen la pasantía y con los establecidos para tal fin por el establecimiento educativo.

Art. 21.- El Ministerio de Educación a través del organismo competente, deberá en todos los casos aprobar definitivamente la suscripción de los convenios de pasantías.

CAPÍTULO III:

NORMAS TRANSITORIAS

Art. 22.- Los establecimientos educativos y las empresas o entidades que a la fecha del dictado del presente decreto, tengan en vigencia convenios de pasantías, deberán adecuar los mismos a las prescripciones de la presente reglamentación.

Anexo II

CONVENIO DE PASANTÍAS

En…, a los… días del mes de… de…, entre la Escuela… N…., domiciliada en… de la localidad de…, representada por el Sr. Director… D.N.I. …, y ad referendum del Ministerio de Educación, en adelante “La Escuela”,… y… representada por… D.N.I. …, quien acredita en el acto facultades suficientes, en adelante “La Entidad”, acuerdan celebrar el presente convenio, conforme al Régimen de Pasantías instituido por decreto… que las partes manifiestan conocer y, las cláusulas que a continuación se transcriben:

Primera – La Entidad reconoce y acepta las normas vigentes que reglamentan el Régimen de Pasantías, agregadas al presente convenio como parte integrante del mismo y los procedimientos que hacen a su ejecución.

Segunda – La Entidad permitirá el acceso a su establecimiento del alumno… D.N.I. … que ha sido seleccionado por La Escuela de acuerdo con la reglamentación vigente.

Tercera – A los fines del presente convenio, la Pasantía constituye una actividad cuya meta es el logro de objetivos académicos, no existiendo relación laboral alguna entre La Entidad y el alumno pasante, más que la vinculación netamente educativa.

Cuarta – La pasantía se desarrollará en el establecimiento de La Entidad durante… meses. Para tal fin concurrirá… días a la semana, con… horas de duración diaria como máximo, dentro del horario comprendido entre las 8 y 18 horas.

Quinta – En lo referente a la asistencia y disciplina del pasante, será de aplicación lo establecido en el Reglamento de Pasantías, a cuyo efecto La Entidad remitirá a consideración de La Escuela las normas vigentes para su personal.

Sexta – La situación de pasantía será de carácter voluntario. Los alumnos percibirán durante el transcurso de la misma una retribución por parte de La Entidad, en calidad de asignación estímulo, por un monto de pesos,… que se liquidarán mensualmente.

Séptima – La Entidad se hace cargo de la cobertura con un seguro a favor del pasante, de iguales características al que se encuentra comprendido su personal, que lo proteja dentro del establecimiento como en el trayecto entre la misma y su domicilio y/o La Escuela. Copia de la póliza será parte integrante de este convenio.

Octava – La Entidad pondrá a disposición del pasante todos los medios, materiales y elementos necesarios para cumplir con los programas previstos en los planes de estudio, y para su seguridad e higiene dentro del establecimiento.

Novena – La enseñanza y formación laboral del pasante, estará a cargo del personal dependiente de La Entidad, quien deberá reunir condiciones técnicas a tal efecto.

Décima – Las actividades del pasante en La Entidad, en cumplimiento de los planes de estudio, serán supervisados por personal docente de La Escuela, cuyos datos serán notificados a La Entidad, comprometiéndose ésta a prestarle el apoyo para tal fin.

Undécima – La propiedad intelectual de los resultados totales o parciales de los estudios, así como los documentos de trabajo originados por los alumnos pasantes serán de propiedad de la empresa, salvo en lo que resulte de interés superior para el sistema educativo provincial, a juicio del Ministerio de Educación, quien en su caso se reserva el derecho de aplicación en la currícula oficial.

Duodécima – Finalizado el período de pasantía, La Entidad avalará el certificado de formación laboral que La Escuela extienda a favor del pasante.

Decimotercera – El presente convenio podrá ser rescindido por cualquiera de las partes, denunciándolo con una antelación mínima de treinta días corridos.

En prueba de conformidad se firman tres ejemplares de un mismo tenor y a un solo efecto.

(1) Constitución de la Provincia de Santa Fe, artículos 6º, 109, 110 y 112.

 

(2) http://www.santafe.gov.ar/index.php/educacion/guia/get_tree_by_node?node_id=103368 capturado el 05/12/2013.

 

(3) Decreto PEN N° 1374/2011.

 

(4) Ley Nº 26.206.

 

(5) Ley N° 26.058.

 

(6) Decreto Provincial 3783/2003.

 

(7) Promoción del empleo http://www.rosario.gov.ar/; http://www.santafeciudad.gov.ar/ciudad/empleo.html capturado el 25/11/2013.

 

(8) Centro Tecnológico José Censabella http://www.centrotecnologicojc.org.ar/ capturado el 25/11/2013.

 

(9) Asociación Rosarina de Ayuda Solidaria http://www.aras.org.ar/ capturado el 25/11/2013.

 

(10) http://www.uomrosario.org.ar/ 25/11/2013.

 

(11) Cámara Argentina de la Construcción http://www.cacros.com/ capturado el 25/11/2013.

 

(12) http://www.funedu.org.ar/ 25/11/2013.

 

(13) Red de Instituciones http://www.fundacion.uocra.org/ capturado el 25/11/2013.

 

(14) Decreto provincial N° 2066/1995, Reglamento de Pasantías, Art. 5º. Fecha de emisión 22/08/1995- Publ. 05/09/1995.

 

(15) Decreto provincial N° 3783/2003.

 

(16) Decreto PEN N° 1374/2011.

 

(17) Decreto provincial N° 1446/2011.

 

(18) Son casos de vinculados no laborables previstos en el Decreto PEN N° 1374/2011 Artículo 4º y en el Decreto PEN 1446, Artículo 12º.

 

(19) Seguro de Responsabilidad Civil: Prudencia Compañía Argentina de Seguros Generales S.A. http://www.santafe.gov.ar/index.php/educacion/guia/get_tree_by_node?node_id=144893 capturado el 25/11/2013.

 

(20) Sistema de pasantías de Santa Fe y su armonización con el Régimen Nacional. La Ley Litoral, Año 14, número 5, 5 de junio de 2010.

 

 

Régimen de Pasantías para el Nivel de Educación Secundaria del Sistema Educativo Nacional

El articulo comenta la noticia del lanzamiento de la reglamentación del sistema de pasantías de nivel secundario que establece los requisitos mínimos para todas las jurisdicciones. Enuncia los principales tópicos y hace una breve valoración del decreto

 
La presidenta reglamentó dos leyes fundamentales del sistema educativo: la Ley de Educación Nacional y la Ley de Educación Técnico Profesional . Con el Decreto 1374/2011 se establecen las pautas mínimas que deben tener las pasantías en cada jurisdicción. Las provincias y la CABA podrían utilizar sus propias normativas, sin alterar la política educativa nacional.

De esta manera, concluye una resolución del Consejo Federal de Educación del año 2009 que dispuso fijar pautas uniformes para todo el país.

La reglamentación también viene a cubrir algún vacío legal ocasionado por la ley de pasantías nacional de 2008 que derogó expresamente leyes y decretos referentes a las pasantías.
Según el nuevo régimen, para que haya pasantía es necesario :

1. La realización de prácticas relacionadas con educación y formación,
2. por parte de alumnos de la educación secundaria en cualquiera de sus orientaciones y modalidades,
3. efectuadas en empresas e instituciones, de carácter público o privado,
4. bajo la organización, control y supervisión de la unidad educativa,
5. que forme parte de la propuesta curricular y
6. durante un lapso determinado.

Es interesante destacar que los estudiantes podrán realizar pasantías a partir del cuarto año, con por lo menos 16 años de edad (no hay edad máxima) por hasta 20 horas semanales en un plazo máximo de seis meses, con una duración mínima de 100 horas. En esta instancia no se menciona la carga horaria máxima por jornada.

Asimismo, limita el cupo de pasantes según el número de trabajadores en el establecimiento, incluyendo a los familiares. De esta manera, cuando los empleados sean hasta cinco se podrá reclutar a un pasante, dos cuando sean entre 6 y 10; tres entre 11 y 25; cuatro entre 26 y 40; y cinco entre 40 y 50, y no más del 10% cuando sobrepase a los 50.

Las pasantías están cubiertas por la ART de la empresa y los seguros de la entidad educativa.
No se genera relación laboral. El decreto vuelve a cometer un error de redacción que, seguramente viene de una antigua ley , diciendo que no se genera relación jurídica alguna. Se entiende, lógicamente, que se refiere al tema laboral.

Asignación estímulo: de carácter obligatorio, aunque no se menciona referencia alguna, ni si ésta es para para viajes, gastos escolares y erogaciones derivadas del ejercicio de la Pasantía. Es un tema no menor que ha dado origen a serios debates a nivel nacional y provincial.

Afortunadamente, el decreto es respetuoso de la concurrencia de las provincias en las normas educativas, según los siguientes criterios:
1. La educación es facultad concurrente entre la Nación y las provincias.
2. A la Nación le corresponde establecer la política educativa dictando planes de instrucción general. De esta manera, la Nación, mediante el decreto, reglamenta dos leyes que expresamente enfatizan la necesidad de articular educación y trabajo.
3. Las provincias pueden legislar en todos los niveles de educación conforme a los objetivos establecidos por la nación. El decreto, deja en poder de las diversas jurisdicciones otros aspectos referentes al régimen de pasantías en el nivel secundario. Además, la reglamentación no alcanza a la educación no formal, universitaria provincial, Institutos de Educación Superior que no dependan de la Nación, ni para otro tipo de educación prevista en la Ley de Educación Nacional.
4. La relación entre la educación y el mundo del trabajo es regulada por la normativa con la que se rigen los establecimientos educativos de cada jurisdicción.
Contrariamente a la Ley de Pasantías Nacional, es un decreto el que reglamenta a la las leyes, no una resolución ministerial; el origen parece ser parte de la política educativa nacional y no producto de grupos de presión y, si bien el ámbito de aplicación es toda la nación, no se considera que se vulneren facultades no delegadas de las provincias. Por otro lado, es un régimen regular, ya que aplica la política pública nacional al régimen jurisdiccional, como una extensión de la formación académica. La Ley de Pasantías Nacional es un régimen de excepción, como ella mismo lo dice, no la aplicación de la política educativa nacional; seguramente deberá ser modificada en el caso de que se apruebe una nueva ley de Educación Superior.

Es interesante hacer notar que el decreto incluye modelos de convenios cuyos contenidos son de orden público y no tienen por finalidad solamente facilitar la redacción: los convenios son normativos.

Qué queda por resolver en adelante:
1. La adhesión por parte de las provincias al régimen de este decreto. Esto parece que es relativamente factible debido a que fue el Consejo Federal de Educación, formado por las máximas autoridades educativas de las provincias y la CABA, quien ha impulsado este cuadro normativo.
2. Los regímenes jurisdiccionales deberán concretar temas tales como carga horaria, extensión máxima, asignación estímulo y otras referentes a las particularidades de cada una.
3. Determinar si se incluyen en la misma normativa otras modalidades educativas en cada jurisdicción.
4. Difundir y fomentar dentro de los diversos Ministerios de Educación, la necesidad de darle cabal cumplimento a las leyes reglamentadas, con el espíritu de acercar los ambientes académicos a los del trabajo.

Conclusión:
La reglamentación del sistema de pasantías de nivel secundario está vigente y llenó el vacío legal que existía en algunas partes del país. Se hace conforme a lo previsto por nuestro régimen constitucional, estableciendo una política educativa con requerimientos mínimos que podrán completarse con ulteriores normas jurisdiccionales.

Pasantías: comentarios al régimen nacional

http://www.box.net/shared/8af6mmnqlj

Las pasantías, prácticas profesionales, aprendizajes o el nombre que adopten, han sido instrumentos para el desarrollo de conocimientos y de habilidades específicas en el ámbito de cada profesión y han contribuido a facilitar el tránsito desde del mundo académico al profesional. En estos momentos estamos asistiendo a la implantación efectiva de un nuevo régimen a nivel nacional. La ley, sancionada a fines del año 2008, ha sido reglamentada ya por tres resoluciones recientes y, en términos generales, podemos decir que todo el sistema reacciona de manera radical a los abusos producidos bajo el imperio de las normas anteriores y que fueron expresamente derogadas.

El régimen considera a la pasantía como una figura de excepción y todo lo relativo a ella debe interpretarse de manera restrictiva, tendiendo a asimilarla más a una relación laboral que a una herramienta de tipo pedagógica. Si bien, tiende a proteger al pasante ante posibles inequidades, no promueve su reclutamiento y hace muy difícil la conjunción de la educación en el ámbito laboral. Representa la culminación de un proceso que comenzó en el año 2006 tendiente a sustituir el sistema anterior debido a diferentes falencias y, sobre todo, a su falta de reglamentación.
El vacío legal que crea no justifica la protección que se les dará a los pocos alumnos que las empresas u organismos contraten bajo este sistema. Actualmente no tenemos normas que regulen las prácticas obligatorias de los estudiantes en empresas, contempladas en los planes de estudio de numerosas carreras.

Entendemos que con la presente normativa y con los proyectos que están en el congreso actualmente, se tiende a eliminar la figura de las pasantías, la razón que las impulsa y su exclusión del sistema educativo como herramienta pedagógica; contrariamente a lo sustentado en las leyes de Educación Nacional, la de Educación Técnico Profesional y la Constitución Nacional, que fomentan la articulación entre la educación y el trabajo y valoran la inserción laboral.
Por otro lado, se ha creado una laguna legal que amerita urgente resolución: no hay normativa nacional que regule las prácticas obligatorias previstas en los planes de estudios de carreras universitarias y terciarias. Al mismo tiempo la ley prohíbe contratar pasantes menores de 18 años, aún cuando la legislación laboral permite la incorporación al mundo del trabajo a los mayores de 16 años, y es interesante comprobar que precisamente en esa franja etárea es cuando se dan las mayores oportunidades para la culminación de las prácticas de la Formación Profesional en la educación técnica. Esto, sumado al gran número de jóvenes que no trabaja ni estudia en esta etapa crucial de su vida.
Pensamos que, con la nueva ley de pasantías, la reglamentación y las normas complementarias, será difícil que un patrono considere seriamente contratar pasantes. Los beneficios que podría obtener por el esfuerzo de formar a alumnos para que terminen su formación académica no compensarían ni los gastos ni los riesgos a los que se expone por utilizar esta figura.