Openshaw: We do not have too many babies

 Daily Herald

 http://www.heraldextra.com/news/opinion/local-guest-opinions/openshaw-we-do-not-have-too-many-babies/article_3f37fd7a-f8b9-544a-a6a0-a251c6793ef7.html
December 01, 2014 10:00 pm  • 

Population numbers the world over are falling. Social scientists who study demographic issues point to the Sexual Revolution of the 1960s, which charges onward today, as the culprit. It was the beginning of an era of hedonism — free love and loose morals. In the wake of this revolution, we have falling populations, and economic decline that will not reverse itself until the birth numbers do an about face.

Forty years into population decline, the media and the United Nations wail an opposite message: Overpopulation has us in a death grip and we will all starve. Not even close. Rather than a population explosion, we have a western-world population implosion. Thanks to the baby boomer demographic, we will appear to have population growth for a few decades yet, but when that bubble dissipates, our rapidly declining population will be starkly obvious.

To keep population stable, a nation’s Total Fertility Rate (TFR) must be 2.1 — each woman, on average, replaces herself and a man with two children, and one woman in 10 has a third child to compensate for infant deaths and higher male births. Without a TFR of 2.1 a nation’s population declines, and with it, as a silent partner, its economy declines, as well. The US Centers for Disease Control reports in its 2010 National Vital Statistics Report that our Caucasian American TFR is currently 1.65, meaning that each Caucasian generation is only ¾ the size of the previous one. At this rate, in five or six generations we are almost gone. This is serious. Babies must consistently be born to continue our race.

America is not alone. According to OZY.com, the world’s population growth rate is now half what it was 40 years ago. Italy has a birthrate of 1.4, where one woman in five of childbearing age is childless. Walk the streets of Italy, which once sported large families, and you rarely see children. Ukraine has a TFR of 1.29 and Greece is 1.39. Japan, however, is the poster child. According to the Population Research Institute of Virginia, Japan is acting out the final stages of the Sexual Revolution — socially acceptable pornography and sex outside marriage with readily available contraception. This has produced a nation-wide “Why marry, why have children?” philosophy. In what is termed the Celibacy Syndrome, 1 in 3 young Japanese do not marry. According to one population expert, “Japan is quietly and comfortably dying.”

Falling birthrates always create a falling economy, for obvious reasons: fewer people to produce and consume. Writing about Europe, Joel Kotkin states in Forbes magazine, May 30, 2012: “Europe’s economic disaster is …largely caused by…a demographic decline”. USA Today, Feb. 13, 2013, says, “There are no cases of peace and prosperity in the face of declining populations.” The Wall Street Journal, in its article titled America’s Baby Bust, Feb. 12, 2012 agrees: human well-being — innovation, investments, conservation — all drop when the population drops. So does a nation’s political power. The WSJ article concludes: “…the only thing that will preserve America’s place in the world is if… Americans…decide to have more babies…we simply must figure out a way to have more babies.”

Yet we’ve been told there’s a population explosion. Not so, says the Wall Street Journal: “For two generations, we’ve been lectured about…overpopulation…this issue is wrong…the phenomenon of fertility collapse…has spread around the globe”. The article continues, “our fertility rate isn’t going up anytime soon. In fact, it’s probably heading lower. Much lower.” The Central Intelligence Agency website, World Factbook, agrees, “Global fertility rates…are projected to decline dramatically over the next 50 years.” If so, our economic woes will continue, as well.

We have humanists to blame for this decline. They want to drop world population from 7 trillion to 1 trillion or less, according to many sources, including infowars.com. This movement is coming under the bogus bully-banner of sustainable development (Agenda 21, renamed). To accomplish humanists’ goal, a many-pronged campaign has been aimed at Americans who are undereducated on this issue. Utah is currently being targeted through advertising by smallfamilies.us to advance the beliefs of the “me generation” that time with them—the parents—is so valuable that children should forfeit siblings to get it. Utah’s family-friendly state has the highest TFR in the Union—we have more children than any other state. (Rhode Island has the lowest at 1.63) Yet our birthrates have tumbled—from 4.3 in the 1960s to 2.6. (Salt Lake Tribune. July 24, 2005)

Why? As the family has fallen apart, birthrates have dropped. Divorce, deliberate childlessness, single parenthood and same-sex unions all pummel the birthrate. Christian devotion, which teaches that children are a blessing in a home, is on the wane. All these factors have added to the decline. In a vicious cycle, falling birthrates bring economic stagnation which brings falling birthrates to parents who say they can’t afford children.

Those soft, kissable cheeks, gurgling baby sounds and pudgy little legs have a purpose beyond tying grandma’s heart in bows. They are about restoring a nation’s greatness and stabilizing its economy. Our well-being depends on the birth of children, and we do not have too many of them. As a nation, we must reset our social intelligence to focus on encouraging and protecting families that bring children into the world. Anything less puts us in a barren future world of few people and fewer dollars to go around. Babies are the world’s salvation to love, continuity, and economic stability.

Pamela Romney Openshaw is a Utah Valley speaker and author of “Promises of the Constitution.” Contact her at promisesoftheconstitution@gmail.com. Find more information at PromisesoftheConstitution.com.

Cuando la Argentina dijo no al imperialismo demográfico

2014-08-28

http://www.politicaplus.com/?q=read&id=5031

PoliticalPlus

Por Pablo Yurman
Cuando la argentina dijo no al imperialismo demográfico

Se cumplen 40 años de la celebración de la Conferencia Mundial de Población, auspiciada por la ONU y realizada, del 19 al 30 de agosto de 1974, en Bucarest, Rumania, con la asistencia de delegados de 149 países. En plena Guerra Fría, con el telón de fondo del enfrentamiento ideológico protagonizado, por un lado, por EEUU y sus aliados al frente del bloque liberal-capitalista, y, por el otro, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas a la cabeza de estados bajo sistemas marxistas-colectivistas, los “enemigos” se unieron para dejar en evidencia, inesperadamente, un nuevo (¿acaso el de siempre?) antagonismo: el Norte (rico y desarrollado) contra el Sur (pobre y subdesarrollado). La grey seguidora de Karl Marx y de Adam Smith dejaba a un lado sus diferencias para hacer frente común a un desafío emergente.

Como nos aclara la investigadora Susana Novick, la conferencia “convocada por el Consejo Económico y Social de Naciones Unidas, consideró las políticas y programas de acción necesarios, en materia de población, para promover el bienestar y el desarrollo de la humanidad; como así también los problemas demográficos fundamentales y su relación con el desarrollo económico y social. La importancia de ella residió en que fue la primera reunión sobre población que excedía los estrechos límites de la ciencia demográfica y se proponía acciones y políticas concretas a nivel mundial.”

El punto es que, con independencia de las buenas intenciones que surgirían de lo señalado, la Secretaría General de la Conferencia elaboró un Proyecto de Plan de Acción Mundial sobre Población, en base a documentos elaborados en las reuniones preparatorias que precedieron la Conferencia, instrumento que empezó a circular entre las delegaciones de los distintos países. El contenido del proyecto dejó en evidencia la ideología que inspiraba a los delegados de los países del Norte industrializado, sin importar que fueran capitalistas o marxistas, ya que en esto hubo sugestivas coincidentes (con excepciones como la de Cuba que votaría las propuestas de nuestro país) y sería severamente cuestionado por un grupo de países que, liderados por la posición argentina en la Conferencia, formularon numerosas enmiendas al proyecto lo que resultó, en los hechos, en la elaboración de un nuevo documento sobre otros ejes ideológicos completamente distintos a los de la Casa Blanca y el Kremlin.

Los países dominantes del Hemisferio Norte partieron de una premisa ideológica falsa originada en el maltusianismo, movimiento inspirado en las ideas del pastor anglicano Robert Malthus durante el siglo XIX según el cual “en el mundo no hay lugar suficiente para todos” y por tal motivo, como nos recuerda Novick, “la tendencia de todos los documentos fue mostrar como alarmante el crecimiento de la población y pregonar el control de la natalidad como solución ante los problemas de escasez de alimentos y bajo nivel de desarrollo de ciertos países. Sin embargo, los países del mundo considerados más pobres unieron sus esfuerzos en pos de conseguir que no se tratara de implementar una única solución ante un problema que, más que demográfico, era económico y social.”

POBRES, POBREZA, PREJUICIOS

Vale decir que de acuerdo a los documentos preparatorios que circularon entre las delegaciones, según la mirada del Norte ya industrializado, la ayuda al Sur subdesarrollado no pasaba, por dar sólo algunos ejemplos, por créditos blandos para infraestructura básica, desarrollos agrícolas, radicación de industrias, ayudas concretas en salud y educación, etc. No, la ayuda a los pobres pasaba, sola y exclusivamente, por repartir anticonceptivos y evitar el crecimiento poblacional. Es por esta razón que a partir de ese momento se comenzó a hablar de “imperialismo contraceptivo” o demográfico a esta curiosa, y por cierto racista, forma de entender la “ayuda” a los pobres. En otros términos, ante el dilema de una mesa con porciones de alimento limitadas, algunos de antemano tenían como único plan posible, la eliminación de comensales. Otros, en cambio, apostaban a tratar de ampliar la mesa sin eliminar comensales.

Fue entonces que los miembros de la comisión argentina, presidida por el Ministro del Interior, Benito Llambí, empezaron febriles negociaciones que incluyeron contactos con todos los países latinoamericanos y buena parte de los que entonces se agrupaban bajo los países No Alineados. La Argentina propuso, para sorpresa de los delegados norteamericanos más de sesenta enmiendas al borrador, que prácticamente lo convertían en otro documento distinto del pergeñado en la oficina oval de la Casa Blanca.

Los ejes de la contrapropuesta pasaban por los siguientes puntos: que la definición de políticas demográficas son parte de la soberanía propia de cada nación; que la superpoblación, como problema, es ajeno no sólo a nuestro país sino a todo el continente americano siendo, en cambio, un problema la mala distribución de la escasa población; que los procesos migratorios, convenientemente regulados, son fuente de riqueza y crecimiento para las sociedades y no al revés; finalmente, y quizás el punto más conflictivo en donde quedaba demostrado el choque de miradas antropológicas y filosóficas antagónicas, que las medidas que propone el Plan para superar las dificultades del alto crecimiento de población para los países en vías de desarrollo son todas de carácter limitativo de su población (anticonceptivos y de legalización del aborto), pero en cambio no se mencionan otras medidas de tipo económico, comercial y financiero que estas naciones han reclamado reiteradamente.

Como bien apunta la citada investigadora “Estados Unidos, el gran perdedor de esta Conferencia, se decidió por el control de los nacimientos y la planificación familiar; posiblemente confiaba en que el Plan no se modificaría, pero sucedió lo contrario. A pesar de la preparación y de los medios disponibles de su delegación, su falta de habilidad política fue clara y quedó muchas veces en posición desairada.”3

Quizás pronto llegaría la venganza para el jefe de la política exterior norteamericana, Henry Kissinger, quien dejaría sentado por escrito, en un documento del Departamento de Estado que sería desclasificado años más tarde, que los objetivos estratégicos puestos sobre la mesa en Bucarest no sufrirían modificación alguna en cuanto a que había que detener el crecimiento de la población de los países pobres y preservar, así, las reservas naturales para un club privilegiado de países. Sólo sería cuestión de cambiar la estrategia, sobre todo la comunicacional.